Cámara de Diputados
Hasta ahora, ha habido una luna de miel entre las debutantes directivas de Renovación Nacional y de la UDI, encabezadas por Cristián Monckeberg y Ernesto Silva. Ni la advertencia de Monckeberg de que a veces se sentía más cercano a la DC que al gremialismo, ni sus conversaciones con Rodrigo Peñailillo sobre cambios políticos han generado alguna crítica pública en Suecia 286. Incluso se habló de la posibilidad de organizar un asado en conjunto de camaradería, pero todo ello podría tener un punto de quiebre en las próximas semanas.

¿La razón? El profundo interés de Monckeberg en que el joven parlamentario Pedro Pablo Álvarez-Salamanca, el único UDI que se declaró dispuesto a legislar sobre la despenalización del aborto, abandone las filas del gremialismo y se incorpore a la disminuida bancada de RN que perdió a tres miembros de sus filas tras la creación del movimiento Amplitud: Karla Rubilar, Pedro Browne y Joaquín Godoy además de la senadora Lily Pérez.

Según altas fuentes de Renovación contactadas por The Clinic Online, Monckeberg y Álvarez-Salamanca comparten una amistad de años, son muy cercanos y desde hace al menos un mes vienen conversando acerca de la posibilidad de que el diputado abandone la UDI y recale en Renovación.

“Ellos son amigos y como RN es un partido más diverso, evidentemente Pedro Pablo se siente cómodo con nosotros, aunque todavía no hay nada oficial”, comenta un parlamentario de RN.

Es en este marco que se habría iniciado el cortejo del actual timonel de RN hacia Álvarez-Salamanca quien, en conversación con este medio, aclaró hace unas semanas que tenía “ADN de Renovación”. Ello porque su padre, del mismo nombre, fue diputado por RN hasta que falleció en 2008 de un ataque cardiaco.

En RN precisan que las tratativas de Monckeberg con Álvarez-Salamanca están muy avanzadas, pero que chocan en la enemistad de éste con Germán Verdugo.

Aunque representan distritos diferentes en El Maule -Verdugo el 37 y el UDI, el 38-, en los próximos comicios hay una senatorial en la que no está claro si Hernán Larraín competirá o no por lo que, cualquier determinación, está cruzada por la elección.

Consultado por el tema, Álvarez-Salamanca sólo precisó que “no hay nada definido” aunque admitió que existe interés de Monckeberg por captarlo. Éste, en tanto, sólo confirmó que hay un diálogo en curso.

En el gremialismo, en tanto, se declararon sorprendidos por esta situación dado que no han recibido ninguna advertencia y en especial, recalcó un parlamentario, “la directiva está dando señales claras de apertura, entonces no tendría sentido una renuncia a la bancada en estas circunstancias”.

La UDI en la Cámara bajó su representación en 10 cupos en la elección 2013, quedando con 29 parlamentarios. La cifra podría bajar a 28 si Álvarez-Salamanca da un paso al costado.