Hernán Herrera Conacep

Hernán Herrera Russell, el presidente de la asociación de Colegios Particulares de Chile, Conacep, fue enfático el martes de la semana pasada. Durante la sesión de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, la voz de los sostenedores de colegios hizo una defensa férrea de la educación particular subvencionada.

Ahí dijo que ese tipo de educación es una actividad legítima, promovida y regulada por el Estado consistentemente desde el siglo XIX, que la verdad es que esos establecimientos no descreman porque reciben a casi la mitad de los alumnos con Subvención Escolar Preferencial (SEP) y que la reforma propuesta por Nicolás Eyzaguirre no es una reforma porque lo único que hace es empeorar el panorama actual.

¿Qué debería cambiar de la reforma propuesta por Eyzaguirre?

Pareciera ser de acuerdo a las palabras del ministro, no a los dichos del ministro, que están abriendo posibilidades de flexibilización de las barreras de entrada. Si es que eso ocurriera, creo que todos los actores han estado apuntando a que los recursos tienen que orientarse a la calidad, eso se entiende como fortalecer la educación municipal, tratar el tema de los profesores y no a comprar fierros porque la verdad es que los fierros existen, pero estamos disponibles a seguir con nuestros proyectos educativos en la medida que exista una retribución vía arriendo para efectos de proveer calidad.

¿En el caso de la compra de los colegios, no es un tema de fondo sino de forma?

Sí, nosotros creemos que el instrumento es el equivocado. No tiene ni un sentido comprar hoy día infraestructura, principalmente como lo dije en la comisión, si es que el ministro tiene la convicción, como lo ha dicho, de que la educación municipal se va a mejorar en diez años y por el otro lado, de que estos fierros no sirven para nada más que para proveer educación, no entendemos para qué quieren comprarlos si al final la educación municipal se va a fortalecer y los niños se van a ir del mundo subvencionado al municipal. ¿Para qué comprar fierros si después no van a ocuparlos?

Ud. dijo que era un mito que la educación particular subvencionada discrimine económicamente porque tienen el 45% de los alumnos SEP.

Efectivamente. Nosotros decimos que el financiamiento compartido es una barrera de entrada, eso es indudable, pero no nos puede acusar de segregadores cuando nosotros al interior de nuestros establecimientos tenemos más de un 45% de alumnos SEP y tenemos un 15% o más de alumnos becados, que no pagan un peso. Entonces, la verdad es que si nosotros contamos con el 45% de esa matrícula y suponemos que el otro está en el mundo municipal, lo cierto es que números más números menos tenemos la mitad de esos niños en nuestros colegios. Por lo tanto, no segregamos o lo hacemos en la misma intensidad que lo hace el mundo municipal. Ese dato no ha sido desmentido ni por el ministerio ni por nadie. Al menos tenemos la misma intensidad de segregación de las que se nos acusa y se nos achaca el 100%, tenemos la mitad de ese fenómeno porque el resto está en el mundo municipal.

Usted señala que esto no era una reforma.

No es una reforma, si una reforma es para reformar, para mejorar, y nosotros lo único que sentimos es que es para empeorar. Agrava más la situación, las palabras del ministro el domingo pasado cuando dice que para fortalecer la educación municipal le va a quitar los patines a los niños del mundo particular subvencionado. Nos parece que eso ya que se superó a sí mismo.

¿Lo sorprendió?

Nosotros creíamos que ya no nos íbamos a sorprender con las palabras del ministro, pero sí lo hizo. Finalmente es reconocer que están cruzados por una cosa ideológica muy potente y no por el tema de la calidad. Porque si tú realmente quieres cruzar la barrera de una calidad mínima obviamente que lo que buscas, pueden ser patines o lo que sea, pero buscas igualar las situaciones de los municipales con particulares subvencionados, pero hacia arriba, no hacia abajo. Si ese es el tema.

El ministro y sus asesores han señalado que para fortalecer la educación pública primero había que hacer esto.

No, eso es una falacia porque yo nunca he aprendido que para fortalecer algo tengo que matar otro. Mi forma de vida ha sido que no puedo matar a otro para fortalecerme yo. Yo inclusive estoy disponible para ayudar a hacer crecer la educación municipal desde el punto de vista de la calidad, en detrimento de la particular subvencionada, pero si todos elevamos los estándares. Pero matar a uno para fortalecer a otro o terminar llenando los establecimientos educacionales, no tiene ningún sentido.

Podríamos decir que ustedes están de acuerdo con los estudiantes al desconfiar este Plan de Participación.

Efectivamente, pero yo no quise plantear un tema. Cuando el ministro justificó el por qué no había hecho esta discusión ciudadana, con respecto a este proyecto, dijo que la premura de los tiempos que le habían impuesto no le permitió. Pero hay una segunda cosa más grave: el ministro ha convocado a estos diálogos ciudadanos para los próximos proyectos y cuando le preguntan que cuándo va a ingresar el proyecto de Docencia, él dice en dos meses más. Entonces, la verdad es que el ministro hace referencia a Bélgica, Holanda, Finlandia y un montón de países del mundo, pero por favor, cuando se discutió la gran reforma de educación en Finlandia la sociedad discutió diez años para saber qué tipo de educación se iba a dar, que cumpliera con los estándares de calidad mínimos. Nosotros nos damos dos meses.

¿Y qué hacemos por mientras nosotros, en Chile?

Hay que darse tiempo porque esta es una reforma para los próximos 50 años. Por lo tanto, si nosotros lo hacemos mal, esto no es la reforma tributaria. La reforma tributaria se puede volver a hacer en tres o cinco años más. Si tú matas al sector particular subvencionado, tú no puedes recrear el colegio en las mismas condiciones que estaba antes, ese es el tema. Por lo tanto, si tú comprometes con estos instrumentos a la educación particular subvencionada, la verdad es que no vas a tener un resultado positivo. Y eso, deberíamos habernos dado el tiempo suficiente para decir qué es lo que queremos, qué entendemos por calidad. Piensa que este proyecto tiene cero peso en innovación. El ministro lo más que habla es que vamos a crecer al 5% la subvención. Eso tienes que traspasarle cerca de 80% a los profesores, directamente, porque es por ley y el resto te las vas a gastar en fierros, comprando fierros en 12 años. Y qué es lo que hay en innovación en este país? ¿Qué le metemos, desde el punto de vista de la calidad, a la innovación? Ni un peso. La verdad es que tenemos que decir que los estándares mínimos son estos, esto se logra de tal manera y las primeras platas al mundo municipal, a los profesores.

Lucro demonizado

Usted señaló que desde el ministerio se estaba señalando que los sostenedores estaban utilizando a las familias para defender su negocio.

Esa es otra. La verdad es que no es nada menos certero. Si nosotros quisiéramos utilizar a las familias no desarrollaríamos el discurso de no selección, porque de verdad las familias no quieren que no se seleccione. Pregúntele a ellos por qué, pero nos insisten reiterativamente que no quieren que no se seleccione. Y nosotros lo hemos dicho, y a Valentina (Quiroga) le consta, porque lo dijimos en el comando de la Presidenta Bachelet, en la comisión de educación que ellos tenían constituida, que nosotros estábamos por no seleccionar pero nunca nos imaginamos que la solución iba a ser ‘para unos sí y para otros no’.

De todas formas, no todos los sostenedores hacen la labor a la que fueron convocados.

Pero evidente, si los seres humanos somos distintos.

Por ejemplo, están los sostenedores que tienen siete, nueve colegios.

Pero si tener muchos colegios no es pecado. El pecado es que esos siete o nueve colegios no entregaran educación de calidad. Como es un pecado de uno, puede ser un pecado de siete.

Pero hay algunos que no lo hacen.

Bueno, para eso tenemos una Superintendencia. Metámosle plata a la Superintendencia, fiscalicemos más, metamos más fiscalizadores. Pero esta cuestión es como el mundo al revés. Es decir, como encuentran a uno… que encontraron a 10, porque de verdad son 5.500 establecimientos educacionales en el mundo particular subvencionado. Entonces, si hay alguien que no cumple con los estándares de calidad, sanciónenlo. Nosotros propusimos en el comando de la Presidenta Bachelet que hay cuatro niveles de colegios de acuerdo a la Agencia de la Calidad. Nosotros dijimos, como estamos en el Mundial, que los dos primeros niveles son Primera División y los otros dos Segunda División. Y bueno, nosotros dijimos que los que estaban en Segunda División prohibámosle por ley que hagan retiros de recursos y que sean por ley obligados a reinvertirlos en el colegio, demostrar que los reinvierten hasta que mejoren la calidad y pasen a la primera división. Eso propusimos.

Y eso no ocurre con la obligación de transformarse en fundaciones sin fines de lucro?

No, pero si es que aquí han demonizado el lucro. Mira, para nosotros no nos hace problemas decir que es una justa retribución a un trabajo bien hecho. Porque todos lucran.

Pero hay una diferencia entre retribución justa y lucro desmedido.

Pero qué es lucro desmedido. Mira, por qué no usan las cifras. Antes de ayer, un reportaje en un diario que citaba un estudio de Silvia Eyzaguirre que dice que la media de retiros es 16 millones de pesos al año. Hay otros estudios que dicen que es del orden de los 80, 90 millones de pesos al año. Pongámosnos en el peor de los escenarios, si lo llamamos peor, es decir corriendo riesgos, recibir ocho millones mensuales al final del proceso ¿no les parece justo?

Eso es lo que recibe un diputado.

De sueldo. Te faltan los gastos por rendir. Entonces, a nosotros nos parece justo.