Coloma Larraín A1

“Me imagino que los senadores habrán presionado fuertemente a sus hijos diciéndoles que no postularan a estas becas porque por principios no creen en ello”. Esa fue la respuesta del diputado Giorgio Jackson ayer en el Congreso, cuando se comentaba en los pasillos la noticia que dos hijos de dirigentes de derecha fueron beneficiados con Becas Chile. No se trata, por lo demás, de rostros desconocidos en el debate sobre la gratuidad en la Educación.

Los beneficiados son hijos de dos ex presidentes de los partidos de la Alianza. De acuerdo a la publicación oficial, Raimundo Larraín Hurtado (hijo del ex presidente de RN y ex senador designado por Los Ríos, Carlos Larraín) y María Paz Coloma Álamos (hijo del senador y ex presidente UDI Juan Antonio Coloma) quienes fueron becados en las Universidades de Columbia (Estados Unidos) y Melbourne (Australia), respectivamente.

Ante esta situación, los parlamentarios de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados y el propio ministro de Educación, cuyo hijo también fue beneficiado en el pasado con una beca, comentaron la situación. Lo que planteó la mayoría de los consultados por The Clinic Online es que en este tipo de circunstancias hay un problema de coherencia, porque por un lado los líderes de la Alianza cuestionan el postulado de Educación gratuita y de calidad para todos, pero por otro no tienen problemas en que sus retoños sean financiados por el Estado.

Consultado al ingresar a la sesión de la Comisión de Educación del Senado, el ministro de Educación dijo que el proceso era absolutamente transparente y que lo sabía “como ministro, lo sé como papá de un niño que postuló hace ya un buen tiempo atrás”.

“Becas Chile tiene un procedimiento absolutamente transparente, donde se habla claramente quiénes están facultados para postular y quienes no, y en la medida que quienes estén facultados tienen todo el derecho. Yo les puedo decir, para que no lo saquen después, claro que esto ocurrió mucho antes que yo fuera ministro, que un hijo mío está en Nueva York estudiando con Becas Chile. Insisto que mucho antes que yo fuera ministro. Entonces, si un hijo mío transparentemente pudo postular, por qué no lo va a poder hacer y por qué no lo va a poder ganar un hijo de un parlamentario”, dijo el titular de Educación.

Su hijo, Andrés Eyzaguirre, está actualmente en la Universidad de Columbia, cursando un magíster. Sin embargo, a diferencia de Eyzaguirre, tanto Coloma como Larraín han sido enfáticos en rechazar la gratuidad en educación, precisamente porque según ellos ésta “paga la educación de los más ricos”.

El ex presidente de RN, señaló en julio de 2012 en la revista Capital que “la única manera de garantizar la gratuidad universal, que es lo que piden los estudiantes, es estatizando la educación. El gran ámbito que todavía la izquierda no controla en Chile es la educación, porque existen más de treinta universidades privadas. Pues bien, no se logró entender la gravedad del tema y lo que era una gran discusión de fondo se convirtió en una batahola callejera. Un ejemplo de cómo el sector privado no entiende cabalmente que hay factores culturales en operación”.

Lo mismo el senador UDI por la región del Maule, quien dijo en junio de 2013 que “necesitamos cosas justas, y lo justo hace que la calidad de la educación sea para todos igual. El que pueda pagar, obviamente tiene que hacerlo, con todas las facilidades que se puedan otorgar”, señaló en radio ADN.

Coherentes

Al respecto, Girogio Jackson aseveró que él está “absolutamente a favor de que alguien, si tiene los méritos suficientes, sin importar su condición socioeconómica, pueda obtener financiamiento del Estado. Y en este caso, la educación que sea entendida como un derecho y en este caso, que sean hijos de senadores que están en contra de este principio, no me parece que sea un problema. Ahora, lo que sí me imagino que los senadores habrán presionado fuertemente a sus hijos diciéndoles que no postularan a estas becas porque por principios no creen en ello”.

El ex dirigente universitario dijo que, sin embargo, “al parecer sus hijos no le hicieron caso, postularon a las becas, se las ganaron por el mérito que ellos tienen para el caso y me imagino que eso hará reflexionar también a sus padres, en especial al senador de la República, en cuanto a que el financiamiento efectivamente puede ser para todos, ricos y pobres, y que eso le trae un bien público al país, porque la gente se capacita, se forma, se especializa, en Educación superior o post universitaria, eso es algo que también nos puede beneficiar a todos si se retribuye en un trabajo que tenga vinculación social”.

Por su parte, el diputado DC y presidente de la Comisión de Educación de la Cámara, Mario Venegas, dijo que la obtención de la beca se contrapone al argumento archirepetido por parlamentarios de la Alianza de que la gratuidad beneficiaría a los más ricos.

“Deberían ser más coherentes porque, como ellos han dicho, no se debe pagar la educación a los grupos económicos más ricos de este país, del mismo modo los grupos económicos más ricos de este país no deberían beneficiarse de becas que provee el Estado para hacer sus estudios en el exterior. Toda vez que hay otros tantos chilenos que sí tienen dificultades socioeconómicas para poder alcanzar ese objetivo. Normalmente, por lo demás, las becas han estado asociadas a mérito académico y nivel socioeconómico, así se ha entendido siempre. Así que resulta raro que se hayan otorgado a estas personas estas becas”, dijo.

Distinto pensaron en la Unión Demócrata Independiente. El diputado Jaime Bellolio aseveró que el país tiene un sistema de becas que “cayó en colapso con los gobiernos de la Concertación, cuando se entregaban de manera discrecional; es decir, por amiguismo, por favores políticos, etcétera”.

“En los últimos seis años ha sido un proceso transparente, en el que todos saben cuáles son las reglas de participar, y que si tu quedas aceptado en la universidad top 20 de tu área, tienes una probabilidad de ganarte la beca cercana al 90%. Entonces, hoy día juzgar a una persona porque tiene un apellido u otro apellido, o porque tiene una vinculación del gobierno o ex del gobierno, a mi me parece que es no entender el sistema como tal. Si decidimos tener becas de capital cultural humano avanzado no discrecionales, sino que de acuerdo a mérito, entonces me parece del todo razonable que las personas que se lo ganaron hagan uso de ella. De lo contrario, sería discriminar a esa persona simplemente porque su hermano, su papá o quien fuese tenga un cargo parlamentario o en el gobierno”, dijo.

El diputado Romilio Gutiérrez fue incluso más allá. “Yo tengo una opinión contraria a este sistema. Creo que llegó el minuto de que lo cambiemos y que no sea en base a una beca, porque en realidad los retornos que se logran con la obtención de un posgrado en el extranjero son muy altos. Por lo tanto, creo que debiéramos avanzar a un sistema en los próximos años no de gratuidad sino que un sistema de ayuda estatal, por ejemplo, un sistema de crédito donde el Estado ayuda pero cuando esa persona comienza a recibir ingresos muy superiores que no recibiría sin ese posgrado, pague esa ayuda estatal”, afirmó.

Sin embargo, afirmó que el actual sistema “está abierto a cualquier chileno que cumpla con los requisitos y no hay ninguna restricción de ningún tipo y es una decisión de cada joven que quiere sacar un posgrado fuera los mecanismos que utilice. Entonces, yo creo que es un tema que a lo mejor hay diversas opiniones, pero hay muchos chilenos que han logrado obtener un posgrado en universidades prestigiosas en el extranjero”.