Movimiento ultra conservador Acción Familia reúne firmas para sancionar a cura Berríos

Llegó de África, dio una entrevista y volvió a ser la piedra en el zapato de la iglesia chilena tras declararse a favor del matrimonio homosexual, encendiendo las alarmas del catolicismo más recalcitrante. El sacerdote jesuita acumula columnas de opinión en su contra y una carta del grupo conservador Acción Familia para que el Nuncio Apostólico se pronuncie sobre sus dichos. Todos contra Berríos.

Felipe Berríos YT

El sacerdote jesuita Felipe Berríos volvió a Chile hace menos de un mes y en su primera entrevista -el 24 de junio en el Informante de TVN- causó polémica al mostrarse partidario del matrimonio homosexual. “¿Por qué ellos no se pueden casar? Basta ya. El problema está en nosotros, que no lo entendemos, no en ellos”, afirmó.

Debido a sus opiniones que apuntan a una Iglesia más inclusiva y moderna en el trato de los temas valóricos y éticos, distintas personas del mundo católico han comenzado a reclamar por sus dichos e incluso a pedir que se adopten medidas en su contra.

El Obispo de Villarica, Monseñor Francisco Javier Stegmeier, en una columna publicada en en el sitio web “infocatolica” explica que las opiniones de Berríos “causaron confusión y escándalo” en los fieles al contradecir la palabra de Dios. Sobre los posibles motivos de su postura, agrega: “no es de extrañar que en este caso se apoye el matrimonio homosexual, la comunión de los divorciados vueltos a casar, el debate acerca del aborto, etc. Hoy, en Chile, es la única manera de tener cobertura mediática y recibir el aplauso de los poderosos”.

El Padre Ricardo Cáceres, que también estuvo como misionero en África, publicó una carta en la web de la Conferencia Episcopal. Pese a considerar que “hay contenidos que son verdad”, reclama que la forma de plantearlos debe producir unidad y no divisiones. Reflejando que para una de las instituciones vigentes más antiguas del mundo es muy importante que las discusiones se realicen a puertas cerradas y no frente a la ciudadanía. “Ama a tu Chile y ama a tu Iglesia. No desacredites a nadie, aunque aquellos estén en el error. La caridad por sobre todo”, dice la carta.

Por su parte, el movimiento católico conservador Acción Familia, a principios de mes publicó en su sitio web: “El matrimonio homosexual, es ‘obra del maligno’, de acuerdo a lo expresado por S.S. Francisco. Y sería obra de Dios, de acuerdo a lo manifestado por este sacerdote (Felipe Berríos) de la misma Orden. Uno de los dos está enseñando el error, y no cabe duda que es el R.P. Berríos”. Además, acusan a Berríos de ser “el caballo de Troya” para introducir el matrimonio homosexual en Chile y hacen un llamado para firmar una carta que pretenden enviar al Señor Nuncio Apostólico: “Si no actuamos ahora, serán nuestros hijos quienes sufrirán las consecuencias”. La carta es firmada por Juan Antonio Montes, soltero, director de la organización y conocido reaccionario frente a las iniciativas que intentan regular las relaciones de pareja del mismo sexo. En febrero de este año en el programa “Hora 20” de La Red -basándose en el controvertido estudio de Mark Regnerus, de la University of Texas at Austin-, señaló que los niños que se crían con padres homosexuales son más propensos a ser víctimas de abusos sexuales, a estar desempleados y que tienen más tendencias suicidas. “Si la ley legaliza eso (matrimonio homosexual), le está dando a toda la sociedad una señal equívoca, que tanto vale una cosa contra la otra, y eso es un perjuicio para el bien común de la sociedad”, declaró ese día.

The Clinic quiso conocer más en detalle su visión respecto a la carta contra el sacerdote jesuita, documento en que solicita un “claro y definitivo pronunciamiento de la autoridad eclesiástica en relación a estas declaraciones, visto que ellas no serán sino un primer episodio de una desconcertante situación que ya sufrimos en años pasados por parte del mismo religioso”.

-¿Qué sanción esperan del Nuncio Apostólico sobre el padre Felipe Berríos?
No nos interesa el medio que usted representa.
-Pero hay muchas personas, sean o no católicas, que sí les interesa la posición de Acción Familia.

Entiendo su posición, pero el medio no nos merece la seriedad con que queremos tratar los temas. Es una política que hemos tomado en Acción Familia en otras oportunidades y no vamos a cambiarla.

Desde la Conferencia Episcopal respondieron que no se hacen cargo de las declaraciones personales de los miembros de la Iglesia, que solo les llegó un newsletter para firmar una declaración en contra de los dichos de Felipe Berríos, pero que no les ha llegado ninguna queja formal en su contra.

Comentarios