Andrés Allamand  A1

Parlamentarios de la Alianza manifestaron su preocupación por la forma cómo el Ejecutivo ha impulsado la reforma educacional, asegurando que, a diferencia de la tributaria, en ésta hay “puras ideas vagas”, por lo que es necesario introducirle modificaciones “tan profundas, que tenga otra alma”.

Participaron de este llamado los senadores Hernán Larraín (UDI) y Andrés Allamand (RN) junto los diputados Jaime Bellolio (UDI), y los RN José Manuel Edwards y Leopoldo Perez.

El jefe de los senadores del gremialismo, Larraín, solicitó a La Moneda detener el proceso de enmienda en materia de enseñanza.

“Queremos pedir que se detenga este proceso de reforma educacional, que se aclaren sus objetivos, contenidos y sus prioridades, para que podamos con calma y tranquilidad, como corresponde a un proceso de cambios educacionales claves para el futuro de Chile, hacerlo en un debido diálogo y debate, para lo cual nosotros ofrecemos toda nuestra disposición”, manifestó.

Asimismo, acusó “improvisación y falta de seriedad” en el proceso y sostuvo que “en la reforma educacional tenemos puras ideas vagas”.

Además, aseguró que la Alianza “no va a entregarle un cheque en blanco al Gobierno para destinarlo en un ámbito que no se sabe cómo y en qué lo va a gastar”

Por su parte, Bellolio, integrante de la comisión de Educación de la cámara baja, insistió en la idea de retirar el proyecto.

“Queremos pedirle, ministro Eyzaguirre, que saque el proyecto o le introduzca modificaciones tan profundas que tenga otra alma, que vayamos realmente a aquellas cosas que realmente van a la calidad”, afirmó.

El diputado propuso destinar los recursos directamente a la Subvención Escolar Preferencial.

“Ministro, queremos proponerle que en vez de gastar 550 millones de dólares en reemplazar el copago, en vez de gastar más de 450 millones de dólares en comprar fierros, esos mil millones dólares los gastemos en duplicar la SEP. La Subvención Escolar Preferencial ha demostrado ser muy adecuada para mejorar los rendimientos de los estudiantes más vulnerables y que, al mismo tiempo, ellos sean mejor integrados. En vez de gastar en fierros y ladrillos, gastemos en calidad”, planteó.

Asimismo, consideraron indispensable que se cuantifique el costo de una reforma educacional.