niños6-730x724
El retratista norteamericano Arthur Tress, captó a través de su cámara durante los años 70 una serie de fotografías, que intentaron reflejar el inconsciente infantil. En sus fotos intentó plasmar sus miedos, pesadillas y temores.

El artista fue invitado por el profesor Richard Lewiss, según indica BíoBío, a participar del proyecto. La idea surgió de los poemas que escribieron sus mismos alumnos sobre sus sueños.

Para Tress era una idea “formidable”.

“Daymares”, es el resultado del proyecto, que a través de las fotos editadas, interpreta las pesadillas y terrores nocturnos más oscuros de algunos niños estadounidenses.

“Estaba buscando imágenes de pesadillas mitológicas y arquetípicas”, sostuvo Tress. “Esto se convirtió en mi empresa durante los siguientes veinte años, este tipo de fotografía surrealista inquietante”, subrayó.

Tress, se ha obsesionado por el tema de plasmar en fotografías lo “invisible”, según el fotógrafo Richard Lorenz,“Tress opina que mucha de la fotografía actual no logra acceder a la vida oculta de la imaginación y la fantasía que está hambrienta de estímulos. El fotógrafo documental nos proporciona hechos o desgracias de la humanidad, mientras que el pictorialista, ya sea vanguardista o conservador, sencillamente nos agrada con composiciones estéticamente correctas; pero, ¿dónde están los fotógrafos a los que poder pedir que nos hagan volver a sentir bien, o que nos aterroricen?”.