Revisión Técnica

Como “un abuso y una estupidez” calificó el alcalde de Huechuraba, Carlos Cuadrado, la autorización otorgada a cuatro plantas de revisión técnica para instalarse en terrenos de la comuna.

“Nosotros no aceptaremos esta discriminación por parte de las autoridades de transporte. Ya tenemos cinco terminales del Transantiago y ahora tendremos además cinco plantas de revisión técnica. Si al Estado de Chile le falta imaginación y reflexión para pensar las comunas del futuro, nosotros en Huechuraba tenemos inteligencia de sobra para darnos cuenta que esta decisión, además de incoherente, denota y pone en evidencia el pensamiento profundamente clasista de las autoridades que aprobaron estas plantas de revisión técnica”, sostuvo.

“No permitiré que el interés económico privado de un par de personas dañe el espacio común y afecte bienes nacionales de uso público que todos los habitantes de la comuna tienen derecho a utilizar y disfrutar en sus desplazamientos diarios”, argumentó el jefe comunal.

Cuadrado señaló que es incomprensible que mientras el Estado de Chile invierte más de 3 mil millones de pesos para resolver el tema de la congestión en Pedro Fontova al mismo tiempo el Ministerio de Transporte haya licitado y autorizado plantas de revisión técnica en importantes arterias de la comuna.

“Cualquier persona entiende que instalar en vías estructurales y principales como Avenida Recoleta 5475 una planta clase A y en Avenida Santa Clara 523; Avenida Américo Vespucio 191, 199 y Avenida Santa Marta de Huechuraba 7229 plantas clase B, constituye un despropósito que no se condice con nuestra obligación política y moral de velar por la vialidad, el urbanismo, el paisajismo, el medioambiente y la calidad de vida de nuestros habitantes”, advirtió.

“¿Qué tienen que ver las plantas de revisión técnica en medio de barrios residenciales si no son servicios públicos de primera necesidad? Que las autoridades hagan las cosas bien. Ahí debieran existir bibliotecas públicas; consultorios; plazas; centros deportivos; centros culturales y todo aquello que congrega y convoca. No negocios de empresarios privados que vienen a contaminar y a afectar la calidad de vida de los vecinos que yo represento y que tienen el derecho a vivir en paz”, sentenció el alcalde.