Marcha pro aborto
El grupo de trabajo sobre discriminación de la mujer de la ONU, que los últimos nueve días sesionó en Chile, aprobó hoy las reformas propuestas por la presidenta Michele Bachelet en esta materia, pero advirtió sobre la violencia contra la mujer y deficiencias graves en la salud pública.

La delegación, compuesta por Frances Raday y Alda Facio, visitó la ciudad de Santiago, Valparaíso, Viña del Mar y Arica, y se reunió con la presidenta Michele Bachelet, la presidenta del Senado, Isabel Allende, funcionarios estatales y organizaciones de la sociedad civil.

“Chile tiene la capacidad económica y la voluntad política de hacer un cambio transformador en la vida de las mujeres y superar barreras de una sociedad patriarcal conservadora”, explicaron hoy las expertas durante una rueda de prensa en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en Santiago.

En este sentido, acogieron las reformas propuestas por la presidenta Bachelet que incluyen una nueva Constitución, medidas para eliminar la violencia contra la mujer, la despenalización del aborto en algunos casos y la igualdad en régimen de sociedad conyugal.

“Es sorprendente la baja participación de las mujeres en la vida política en Chile, menor que la media internacional y regional ya que a pesar de tener una jefa de Estado y una presidenta del Senado, tan sólo hay un 15,83 % de mujeres en la Cámara de Diputados”, señaló Raday durante su intervención.

Además, el grupo de trabajo se mostró “alarmado por los índices de violencia contra la mujer en el país”, ya que una de cada tres declara haber sido víctima de violencia en pareja y en 2013 sólo el 30 % presentó denuncia.

Por ello, se hicieron eco de “las denuncias de violencia y acoso sexual hacia defensoras de derechos humanos por parte de Carabineros en el contexto de protestas sociales” y “las violaciones de los derechos de personas lesbianas, bisexuales y transexuales”.

“Nos encontramos preocupadas por grupos de mujeres desfavorecidos como inmigrantes, mujeres rurales, lesbianas, discapacitadas y las mujeres indígenas”, puntualizó Raday.

Otro de los puntos importantes, fue la “visualización de deficiencias importantes en la sanidad pública con respecto a la mujer y la prevención de enfermedades como el cáncer de mama”, lo que fue observado especialmente en pequeñas poblaciones.

“Las mujeres reclaman que deben esperar meses para algunas pruebas y a veces no llegan a ver a especialistas para trastornos o enfermedades que lo requieren”, agregó Raday.

Las expertas también hicieron hincapié en el grave problema de los embarazos adolescentes, que afectan al futuro de las niñas, y la baja participación en la fuerza laboral de las mujeres, que representa tan solo un 47 %.

Después de esta visita, el grupo de trabajo presentará un informe con sus conclusiones y recomendaciones a la 29 Sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en junio de 2015.