Estafados Corfo 1

Un grupo de diez personas llegaron ayer en la mañana al segundo piso del edificio de Alameda 942, afuera de las oficinas del Banco Scotiabank. ¿La razón? A casi una semana que el Gobierno entregara su propuesta de solución para los estudiantes afectados por el crédito Corfo, el banco que maneja más carteras de deudas, no querría sumarse a la propuesta.

A tres años de dejar de entregarse y con cientos de casos con embargos y otros problemas de financiamiento, el Scotiabanck junto al Banco Falabella aún no se suman al acuerdo que la próxima semana acordaría el Gobierno con los deudores.

Una propuesta que está a punto de salir de la cocina y que reducirá el monto de las cuotas y entregará subvenciones en caso de cesantías para casi 76 mil endeudados, siempre y cuando el banco que captó más de un tercio del total de los recursos aportados por Corfo para estos préstamos (5,38 millones de UF, según cifras de la entidad) y que engañó a miles de personas entregando créditos de consumo disfrazados como créditos Corfo, se sume a la voluntad del Gobierno.

Acuerdo

El pasado martes 9 de septiembre, en el patio que da a la casona de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), unas 400 personas llegaron a enterarse de la propuesta que generó Corfo y que coordinó el Mineduc con la Agrupación de Estudiantes Estafados por el Crédito Corfo.

Ahí se comunicó el acuerdo que propone el Gobierno, que fue votado por los presentes y aprobado por la mayoría. “Aquí empezamos solos, en la calle, nadie ‘nos auspició’ con idas al Congreso o tener apoyos políticos, sino que nosotros en base a lo que fuimos logrando de a poco, instalando el tema en los medios y la realidad de las familias se pudo avanzar. Y hoy en día estamos ad portas de recibir una respuesta del Gobierno de Chile, que no es la que nos satisface más pero que sí consideramos que es un avance después de toda la batalla que hemos dado y que va a aliviar a muchas familias del problema de endeudamiento que enfrentan”, dice Cristián Villagrán, coordinador general de los Estafados Corfo.

Un documento llamado “Acuerdo sobre solución de endeudamiento por créditos destinados para financiar estudios de pregrado” al que accedió The Clinic Online y que está a punto de salir del horno.

El acuerdo señala que los beneficios podrán ser tomados tanto por estudiantes que “financiaron sus estudios de pregrado con créditos bancarios sujetos a la normativa de los programas Corfo, como aquellos que fueron financiados con recursos propios de las entidades financieras”.

Además, el Estado propone un subsidio “de contingencia a la renta” que permitirá pagar cuotas mensuales que no excedan el 10% del ingreso mensual del deudor y un subsidio de cesantía del deudor de los créditos por seis meses, en los que el Estado se compromete a pagar las cuotas pactadas durante ese período y agregándolas para el final del pago, sin cobro de interés.

Se incentivará a los bancos a que realicen novaciones a los estudiantes (terminar un contrato y reemplazor por otro automáticamente), en los que se podrá asimilar en las mismas condiciones que un Crédito con Aval del Estado (CAE), permitiendo el cambio de avales y así detener posibles embargos.

“Se mantiene el endeudamiento, por más que mejoren las condiciones de pago. Vamos a terminar pagando tres o cuatro veces la carrera, pero ahora con recursos del Estado se amortigua un poco. Lo que sí podemos decir es que este paso que hemos dado no es significativo según lo que pedíamos, pero nos deja conformes. Yo sé que muchas familias gracias a esta lucha van a poder gastar unas ‘lucas’ en otra cosa, en sus familias o sus hijos, en vez de estar gastando casi el 50% de su sueldo en esto”, agrega Villagrán.

El único tope estaría hoy alojado en la posición de dos entidades financieras. Quienes saben en detalle de las negociaciones, señalan que actualmente son dos los bancos que no se plegarían al programa: Scotiabank y Banco Falabella. El primero de ellos, el más importante de los 11 que entregaron créditos con tasas de interés promedio al 8,5% a cerca de 165 mil personas, desde 1997 hasta 2011.

Como el acuerdo señala que el Estado “reconoce la necesidad de dar una solución al actual endeudamiento en que se encuentran los estudiantes y sus grupos familiares” y no hace distinción entre créditos Corfo o de consumo -como en el caso de miles de estudiantes engañados por los bancos, los bancos que concentran una gran cantidad de ellos no querrían plegarse a la propuesta comandada por Eduardo Bitrán, vicepresidente ejecutivo y máxima autoridad de la Corporación.

Sin embargo, desde el Ejecutivo confían en que el acuerdo saldrá bien y la próxima semana, después de fiestas patrias, harían el anuncio definitivo junto con las instrucciones para postular, que serán parecidas a las de anteriores rebajas a créditos. Las postulaciones serán a través de un sitio web y comenzarán en octubre.

Los estafados

Ricardo Lobos (27) es uno de los engañados. Estudió los cinco años de Kinesiología en la sede de Curicó de la Universidad del Mar -antes de la crisis, en 2010- con supuestos créditos Corfo que tomó con el Banco Falabella un año, luego tres años con el Del Desarrollo (Scotiabank) y otros dos años más de nuevo con el Falabella. Seis años en total.

No se enteró hasta mayo del año pasado que el suyo en realidad no era un Corfo, sino que un crédito de consumo. “Con la rebaja que promulgó Piñera el año pasado mis cuotas bajaron, pero apenas 3.250 pesos y me devolvieron un excedente de cuarenta y tantas lucas. Nada más que eso, por el crédito con el banco Falabella, así que esperaba hacer lo mismo en el banco Scotiabank. Ahí fue cuando me enteré que el crédito no era Corfo sino que propio con la entidad bancaria. Ahí me fui de espaldas. Le pedí un informe a la ejecutiva, una proyección y tengo cuotas hasta el año 2025, las últimas van a ser de 235 mil pesos (dependiendo de cuánto varíe la UF) mensuales. Imagínate”, cuenta Lobos.

El kinesiólogo, que además demoró dos años en encontrar trabajo y que hizo lo que pudo durante los primeros años de pago dice que fue muy frustrante saber que el banco lo había engañado. “Era beneficiario, pero de esa cantidad nomás. En ciertas partes del contrato dice crédito Corfo, está ahí, pero no se puede hacer nada. Más encima me dicen que debo casi 16 millones de pesos y ningún otro banco quiere prestarme plata en el banco para comprarme una casa. Tampoco puedo arrendar porque el sueldo se me va en puras cuentas y el resto para pasar el mes”, dice.

Según datos de la Agrupación de Estafados Corfo, alrededor de 21 mil personas tuvieron este problema. De prosperar las conversaciones que lleva adelante Corfo, todas ellas podrían acceder al beneficio.

Ricardo, por ejemplo, pasaría de pagar cuotas de 192 mil pesos mensuales en Scotiabank y 80 mil el banco Falabella, a no más de 60 mil pesos. Sin embargo, las entidad que entregan sus dos créditos son las que, según quienes conocen el detalle de las conversaciones, aún no se suman al programa que presentará el Gobierno.

“Yo tengo un sueldo de kinesiólogo, que no es muy bueno, y fui papá recién, hace un mes. Estoy tratando de formar familia y aún vivo con mis papás. Este tema me tiene saturado, casi que con depresión. No da para más. La única esperanza que tengo es que este año se logre algo con el movimiento, porque el próximo año voy a dejar de pagar si no hay rebaja. Tengo una hija que mantener y la he pasado pésimo. No adquiero nada, llevo ya unos años trabajando y prácticamente me he dedicado a puro pagar”, cuenta Ricardo.

The Clinic Online se comunicó con el banco Scotiabank, pero éste no quiso referirse al tema ya que según señalaron la mesa de trabajo aún está vigente. Desde el Mineduc, aunque fuentes de esa repartición señalan que lo más probable es que el próximo miércoles 24 de septiembre se haría el anuncio oficial con representantes de esa cartera, Corfo, el Ministerio del Interior y representantes de los estudiantes.