Rectores Zolezzi Aldo Valle A1

El presidente del Consorcio de Universidades Estatales (Cuech), Aldo Valle, le disparó hoy con ventilador a la glosa destinada a Educación Superior, incluida en la ley de presupuesto 2015.

“Nuestro juicio es que no hay en el proyecto tal como está presentado no hay una señal convincente de fortalecimiento de la educación superior, particularmente de la de carácter público”, partió diciendo el también rector de la Universidad de Valparaíso, desde la sala de conferencias del Cuech.

Valle señaló que según su evaluación ni las instituciones del Estado ni otras universidades reciben el apoyo que con sentido de urgencia se requieren en la educación superior, aunque hay algunos aspectos que valorar. “Las universidades estatales valoramos que haya un esfuerzo en generar una relación distinta con nuestras instituciones… y hay un giro en esta ley de presupuesto”, dijo.

“Sin embargo -agregó- pensamos que ello no es suficiente para concluir que estemos frente a un proyecto de ley de presupuesto que fortalezca de un modo significativo, haciendo la diferencia con respecto a años anteriores, con respecto a Educación Superior”.

El académico dijo que el Gobierno debe hacer un esfuerzo para incrementar los recursos destinados a fortalecer a las instituciones públicas, porque con los recursos asignados les “impide avanzar hacia el congelamiento de aranceles”.

“Muchas de las universidades estatales tienen presupuestos superiores a los $ 50 mil millones. Para que haya verdaderamente un impacto, eso no se logra con $ 26 mil millones, de recurso nuevos, que es la posibilidad que da este proyecto. Un esfuerzo prudente, significaría duplicar esa cantidad, de modo que las universidades pudieran invertir, entendiendo que son proyectos plurianuales”, señaló Valle.

Además, el rector criticó duramente el nivel de financiamiento que tendrá el Crédito con Aval del Estado (CAE), “intermediado por los bancos y que genera endeudamiento a los jóvenes, siga creciendo de un modo que devalúa el camino hacia entender la educación superior como un derecho social”.

“El país tendrá un gasto anual en el año 2015 que alcanza a los $ 432 mil millones en créditos con aval del Estado, eso representa el 31% del presupuesto total en educación superior y el 42% del financiamiento a los estudiantes (…) Es urgente un cambio sustantivo al sistema de financiamiento de la educación superior. No puede ser que el Estado siga entregando recursos además a un sistema muy desregulado, porque quienes hacen uso del CAE son básicamente la oferta privada distinta a la del Consejo de Rectores”, señaló el rector, quien de todas formas no culpó al Mineduc de no haber atendido las propuestas de los rectores, sino que señaló que esto venía “de otros sectores”.

G-9 también critica

Por su parte, las universidades privadas tradicionales, agrupadas en el llamado G-9, también cuestionaron el presupuesto para el próximo año. El rector de la Universidad Católica del Maule, Diego Durán, dijo que “se había prometido un 10% para el Aporte Fiscal Directo (AFD), por lo tanto esto que iba en directo beneficio de universidades como la nuestra, hoy nos perjudica enormemente, porque un 3% de 1.200 millones o de 1.800 millones no es nada, en comparación con el 3% de los 33 mil millones que recibe, por ejemplo, la Universidad de Chile. Entonces es profundamente preocupante”.

“Nosotros tenemos que trabajar con recursos que son muy escuálidos y que efectivamente hace muy difícil que universidades como la nuestra puedan tener el despegue que se espera, a nivel regional, por lo tanto esa es la gran dificultad”, señaló el rector de la UC del Maule.

“Lo que nosotros esperábamos y que justamente había un acuerdo transversal junto con las universidades estatales, es que exista un piso mínimo para el AFD para todas las universidades del país, y eso según lo que vemos no estaría presente”, agregó Durán.