ezzati A1

El cardenal chileno y arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, envió una denuncia al Vaticano contra tres sacerdotes que estarían “bajo examen” por su declaraciones críticas de los actuales preceptos valóricos de la Iglesia Católica, confirmaron hoy fuentes eclesiásticas.

Los prelados denunciados son Felipe Berríos, José Aldunate y Mariano Puga, quienes han cuestionado las críticas de la Iglesia frente a la reforma educacional que promueve el Gobierno de la socialista Michelle Bachelet, su negativa a discutir sobre el aborto terapéutico y su rechazo al matrimonio homosexual.

Puga, un nonagenario cura que ha trabajado toda su vida entre los pobres y Aldunate un jesuita de 97 años, fueron también destacados defensores de los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet.

En junio, Puga, apodado el “cura obrero”, afirmó que “la Iglesia, en vez de ser la que destruía el concepto de clases, lo fortaleció: colegios para los pobres, otros para los indígenas, otros para la clase alta”.

Aldunate, en tanto, se declaró a favor del matrimonio homosexual. “El homosexual tiene derecho a amar y compartir su vida con otra persona”. “La Iglesia es anticuada”, dijo el jesuita.

Berríos, también jesuita, creó la iniciativa “un techo para Chile”, de construcción de viviendas por parte de jóvenes voluntarios para los habitantes de campamentos precarios, que se ha extendido bajo el nombre de “Techo” a varios países de la región, obra inspirada en el santo jesuita chileno Alberto Hurtado, y regresó recientemente al país tras varios años de misionero en África.

Ante las inquietudes de Ezzati, el propio Puga envió cartas hacia la Santa Sede, específicamente al nuncio apostólico, Ivo Scapolo, para solicitar una audiencia y aclarar allí su situación.

La Iglesia Católica chilena mantiene una línea valórica conservadora, aunque constantemente aboga por el término de la gran desigualdad social y económica imperante en el país.

La conferencia episcopal chilena también se pronunció este lunes frente a la denuncia de Ezzati contra los tres sacerdotes.

“Es un asunto de especial complejidad, porque para muchas personas los sacerdotes mencionados han sido y son un testimonio vivo de fidelidad a Jesucristo y de una Iglesia misionera y comprometida con los que sufren”, señaló en una declaración.

“Por eso parece comprensible la inquietud que esta noticia causa en personas y comunidades”, agregó.

De acuerdo con los antecedentes publicados por el diario La Tercera, a principios de septiembre Ezzati tuvo una reunión con los representantes de la Vicaría Zona Norte para analizar la trayectoria de la iglesia, oportunidad en la que sacó a luz un debate en algunas autoridades religiosas.

La preocupación que existiría en la cúpula de la iglesia chilena frente a algunas posiciones adoptadas y difundidas a través de los medios por los tres sacerdotes.

“Se le pasó un poco la mano, podría haber dialogado con nosotros, o conmigo antes (de denunciarlos)”, comentó José Aldunate, preguntado por el Canal CNN Chile, sobre la iniciativa del cardenal.

Aunque matizó que Ezzati “es un hombre inteligente, he escuchado sus sermones y es un hombre bien preparado”, agregó que “quizás se equivocó en llevar esta diferencia a Roma, es sólo una diferencia de opinión, no da para más”. EFE