Metro de Santiago

El nuevo presidente del Metro de Santiago, Rodrigo Azócar, ordenó reformular el plan integral de mantenimiento y supervisión del sistema eléctrico, vías y trenes durante las próximas semanas, tras el colapso que sufrieron las principales líneas del tren urbano el pasado viernes.

Según publica hoy el El Mercurio la primera medida será estudiar la implementación de un circuito de respaldo para todos los sistemas críticos del servicio. En este ítem se incluyen equipos eléctricos, sensores de falla y softwares detectores de fatiga en líneas.

Ello debido a que la falla eléctrica que provocó el colapso del servicio del viernes, afectando a casi dos millones de usuarios del tren metropolitano, se produjo en una estación donde se concentraban los circuitos de las tres líneas afectadas.

“Vamos a revisar todos los protocolos de seguridad y de operación, así como todos los sistemas, (observando) cómo hoy se hace mantenimiento, tanto preventivo como correctivo, de tal forma de asegurarnos de que el Metro esté en condiciones de asumir esta condición de articulador del sistema de transporte de Santiago”, señaló Azócar.

Las medidas de contingencia para evitar una nueva falla del Metro de tal magnitud fueron ordenadas por la presidenta Michelle Bachelet.

Afrmás se harían cambios en la gerencia de ingeniería y tecnología, para dotarla de una mayor capacidad para desarrollar nuevos protocolos de inspecciones técnicas para trenes, vías, infraestructura y equipamiento.

La idea es establecer una hoja de ruta de supervisión técnica, instrumental y visual de todos los componentes críticos de los 103 kilómetros de red del Metro, lo que debiera contar con un plazo delimitado y secuencial.

Otro objetivo apuntaría a perfeccionar los circuitos de información y de alerta interna, para mejorar los niveles de empatía con los usuarios en emergencias, añade el matutino.

Azócar añadió que, además, se revisarán todos los protocolos de comunicación con los usuarios y con el resto de los agentes que participan en el Transantiago, el sistema de transporte público la capital chilena.

El sábado, la propia presidenta Bachelet reconoció que el sistema de transporte público chileno esta funcionando al “límite de su capacidad” y calificó como un hecho “grave” la falla registrada por el Metro, que provocó un caos pocas veces visto en las calles de Santiago.