freimontalvaYT

La exsenadora Carmen Frei, hija del presidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970), dijo hoy que para este año se esperan “novedades muy importantes” en las pesquisas que indagan la muerte de su padre ocurrida hace 33 años en una clínica santiaguina después de que fuera operado de una hernia.

Carmen Frei fue una de las primeras personas en denunciar que su padre fue asesinado en ese centro asistencial por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet, en 1982.

“Es muy doloroso, pero también este año estamos más tranquilos, porque ya nuestros abogados nos han confirmado que ya está absolutamente ratificado que mi padre fue asesinado”, manifestó Frei.

Recordó que hasta ahora hay seis personas procesadas y según explicó, el caso podría presentar novedades durante el presente año.

Añadió que “este año pensamos que vamos a poder tener novedades muy importantes y vamos a pedir nuevos procesamientos porque hubo personas que contaron con la confianza de mi papá y lo traicionaron”.

“Son culpables, son cómplices, son autores y eso tiene que castigarse”, enfatizó Carmen Frei pocas horas antes de celebrarse una ceremonia religiosa para conmemorar los 33 años de la muerte del exmandatario democristiano.

Frei Montalva murió el 22 de enero de 1982. En su momento se informó que fue por una complicación en una cirugía a la que había sido sometido anteriormente y en momentos en que se levantaba como uno de los principales líderes de la oposición a la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Sin embargo, hace algunos años, la familia del exmandatario puso en duda las causas de su muerte y la atribuyó a un atentado de agentes de la dictadura, quienes lo habrían envenenado.

Durante la indagación, que incluyó la exhumación del cuerpo de Frei Montalva, padre del también exmandatario Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000), se hallaron “sustancias tóxicas” en el cuerpo del expresidente, por lo que el juez decidió calificar la causa como proceso por homicidio.

Las seis personas que fueron procesadas por el juez Alejandro Madrid, involucrados en la causa como presuntos autores, cómplices o encubridores, son el exchófer de Frei, Luis Becerra; el exagente de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), Raúl Lillo; los médicos Patricio Silva y Pedro Valdivia, y otros dos doctores.