Ernesto Silva

La Comisión de Ética de la Cámara Baja aplazó hasta marzo la petición del diputado Daniel Núñez, quien solicitó sancionar a Ernesto Silva por no inhabilitarse en la votación del Plan Garantizado en las Isapres.

El requerimiento de Núñez se basa en que Silva, a la fecha de la votación, mantenía acciones de Banmédica, la que también pertenece al Grupo Penta. Esta relación también fue cuestionada cuando se dieron a conocer los correos que el gremialista mantenía con Carlos Eugenio Lavín, uno de los controladores del holding, según relata La Segunda.

La solicitud elevada por el diputado comunista indica que Silva “infringió un deber parlamentario de probidad”, citando el el artículo 346 del Reglamento de la Cámara, el que prohíbe “participar, directa o indirectamente, en cualquier proceso decisorio que favorezca, en lo personal, sus intereses o los de su cónyuge, de parientes hasta el tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad, o de su socio en una empresa”.

La decisión de cambiar la fecha fue tomada por unanimidad. Juan Luis Castro, del Partido Socialista, indicó que los abogados de aquella mesa revisarán los antecedentes “y que en la primera sesión de marzo entreguen un informe que va a dirimir la necesidad de citar al denunciante o al denunciado”.

Esta solicitud ante la Comisión de Ética es la primera realizada a un parlamentario vinculado con el Caso Penta, siendo estos antecedentes parte del expediente que se entregó a la comisión.

Ernesto Silva, por su parte, aseguró durante la semana pasada que no consideraba estar inhabilitado para votar.

Ante esta decisión, Núñez expresó que “genera un poco de frustración que esto se dilate hasta marzo”, mientras que cuando el diputado de la UDI “votó esta ley tenía acciones en Banmédica, y la ley tenía repercusiones en las utilidades de esa isapre. Él estaba legislando una ley que tenía impacto directo en su patrimonio”.