TERCERA CUMBRE DE LA COMUNIDAD DE ESTADOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS, CELAC

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) celebró hoy el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU., al que pidió el fin del bloqueo económico a la isla y que la excluya de la lista de países que promueven el terrorismo internacional.

Estas tres referencias a Cuba están plasmadas en la “Declaración de Belén” y en dos declaraciones específicas, aprobadas al final de la III Cumbre de la Celac, celebrada ayer y hoy en Costa Rica.

Los países de la Celac expresan su “satisfacción” por “la histórica decisión de los presidentes de Cuba y de Estados Unidos de restablecer las relaciones diplomáticas”, señala la declaración, en referencia al nombre de la localidad costarricense donde se ha celebrado esta cumbre, 15 kilómetros al oeste de San José.

En la misma declaración central, los presidentes latinoamericanos y caribeños consignan su “más profundo rechazo a la aplicación de medidas coercitivas unilaterales” y reafirman un “llamado al Gobierno de los Estados Unidos a que ponga fin al bloqueo económico contra Cuba”.

Más concretamente, instan al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a que “utilice sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo”.

También en esta declaración política de carácter general, la Celac “rechaza la inclusión de Cuba en la denominada Lista de Estados que promueven el terrorismo internacional, del Departamento de Estado de los Estados Unidos”.

Los presidentes de la Celac emitieron además entre 27 declaraciones sobre asuntos específicos, una titulada “Declaración Especial de la Celac sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos a Cuba”.

En ese texto, expresan “su más enérgico rechazo a las medidas económicas coercitivas no sustentadas en el Derecho Internacional,incluidas todas aquellas acciones unilaterales aplicadas por motivos políticos contra países soberanos, que afectan el bienestar de sus pueblos”.

“Reiteran -además- su enérgico rechazo a la aplicación de leyes y medidas contrarias al Derecho Internacional como la Ley Helms-Burton, incluyendo sus efectos extraterritoriales y exhortan al Gobierno de los Estados Unidos de América a que ponga fin a su aplicación”.

La Celac invita “al Congreso de los Estados Unidos a iniciar, a la brevedad posible, una discusión sobre la eliminación” del bloqueo a Cuba.

El texto hace énfasis en que el bloqueo a Cuba “es contrario a los principios de la Carta de las Naciones Unidas” y a las 23 resoluciones emitidas al respecto por la Asamblea General del organismo mundial.

Los gobernantes reunidos en Costa Rica “reiteran su más profunda preocupación y rechazo al recrudecimiento de la dimensión internacional del bloqueo” y recuerdan que “causa daños cuantiosos e injustificables al bienestar del pueblo cubano”.

En una declaración especial “de apoyo a la lucha contra el terrorismo”, con 11 párrafos, la Celac manifiesta “su rechazo a la elaboración unilateral de listas acusando a Estados de supuestamente apoyar y copatrocinar el terrorismo, lo que resulta inconsistente con el Derecho Internacional”

La reivindicación de Cuba sobra el territorio de Guantánamo que ocupa Estados Unidos en la isla no ha sido recogida en las declaraciones finales de la III cumbre de la Celac.

Fuentes de la delegación cubana en esta cumbre se limitaron a explicar a Efe que “si bien Guantánamo es muy importante”, “en la lista de prioridades está el fin del bloqueo” por parte de Estados Unidos.

Durante su intervención ante la cumbre de Costa Rica, el presidente de Cuba, Raúl Castro, mencionó la devolución de Guantánamo como uno de los asuntos a resolver en el proceso abierto para la normalización de relaciones con Estados Unidos.

Obama no planea devolver a Cuba el territorio ocupado por una base naval estadounidense en Guantánamo aunque logre su objetivo de cerrar la prisión establecida allí, según dijo hoy su portavoz, Josh Earnest.

La III Cumbre de la CELAC fue convocada bajo el lema “Construyendo Juntos” y su principal objetivo era diseñar una estrategia para erradicar la pobreza extrema de la región.

En la reunión estuvieron presentes 21 de los presidentes o jefes de Gobierno de los 33 países miembros.

Los ausentes que enviaron otra representación fueron los gobernantes de Paraguay, Surinam, Santa Lucía, Argentina, Belice, San Cristóbal y Nieves, Barbados, Dominica, San Vicente y Granadinas, Granada, México y Perú.

Costa Rica ha destinado un presupuesto de unos 4,3 millones de dólares para organizar esta cumbre, que ha convocado a un millar de periodistas de diferentes países y otro millar de personas que integran las diferentes delegaciones de los países y organismos participantes.