osvaldo andrade a1

El presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, planteó que casos como Penta y Caval dan cuenta de un estado de crisis de la actividad política, que tiene evidente consecuencias culturales y en la forma en que la ciudadanía valora a sus representantes.

El diputado puso como ejemplo lo que sucedió ayer durante una rutina de humor en el Festival de Viña del Mar, cuando se escuchó una pifiadera luego de que León Murilllo nombrara en un chiste a la Presidenta Michelle Bachelet.

“Cuando uno lo único que escucha de la ciudadanía, anoche en el Festival de Viña se pifió a la Presidenta, los humoristas se solazan con el sistema político, con los parlamentarios y los políticos. Hoy ser político es una degradación y las instituciones están en crisis y hay que hacerse cargo de este problema”, dijo Andrade comentando el episodio.

Sobre la polémica operación inmobiliaria que involucra a Sebastián Dávalos, el parlamentario sostuvo a Cooperativa que “tuvimos un año muy exitoso desde el punto de vista de la gestión de Gobierno, con la aprobación de importantes reformas legislativas, con una mejoría sustantiva de la apreciación ciudadana respecto de la Presidenta y su Gobierno y se generó un descalabro en una semana”.

En esa linea, remarcó que junto al caso Penta y los cuestionamientos al financiamiento de campañas, “yo he hablado de una severa crisis, es un concepto extremadamente fuerte el que he empleado, porque sinceramente pienso eso”.

“Hay que ocuparse de este problema, porque las consecuencias de esto pueden ser muy graves, si esto es una crisis del sistema”, concluyó.