Antonio Ledezma EFE

El embajador de Venezuela en Chile, Arévalo Méndez, se refirió a la situación política que vive Venezuela, tras la detención del opositor Antionio Ledezma y la muerte de un estudiante en una protesta contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

En entrevista con La Tercera, Méndez aseguró que la detención de Ledezma se justifica porque “el miércoles pasado, entre las 5 y 6 de la tarde, uno de los oficiales confesó que efectivamente Ledezma estaba en un complot, que se estaba reuniendo, que Estados Unidos le había entregado una visa por si la cosa fallaba. Pero todo indica -soy funcionario de Estado y no puedo estar condenando a priori- que lo que dice la fiscalía es que se le están imputando dos o tres delitos”.

Dichos delitos, según Méndez, estarían relacionados con la conducta de Ledezma “por incurrir en los delitos de conspiración y asociación y por supuesta vinculación en planes conspirativos. Ledezma fue uno de los involucrados en el “Caracazo” y ese caso estuvo en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Yo no digo que sea culpable, pero llegó el momento de que tenga que rendir cuentas”.

El embajador aseguró que Estados Unidos está detrás de todo el ánimo golpista en Venezuela.

“Sí, Estados Unidos es un sistema político golpista. Además, Unasur en la reunión de cancilleres en Chile, después de la cláusula cinco, sin nombre y apellido, dice que “cese la intervención extranjera en Venezuela”. La Celac dijo en la última reunión que “cese la intervención extranjera en Venezuela”. Y Unasur lo volvió a ratificar este año”, sostuvo.

En relación a si reconoce algún error en el manejo de la crisis en Venezuela, Méndez aseguró que “lo reconoció el Presidente Chávez en su momento y lo reconoció el Presidente Maduro. El error no es estructural, son algunas demoras de decisiones. Pero no comparto la idea de una crisis económica. Hay dificultades en Venezuela. Difícil sería que estuviésemos en una bancarrota bancaria como sí la hubo en 1983”.