dávalos bachelet A1

 

El periódico británico, The Economist, repasó las severas consecuencias que ha generado en los porcentajes de aprobación de la Presidenta Bachelet el bullado caso Caval, que involucra a la pyme de su nuera Natalia Compagnon y su hijo, Sebastián Dávalos.

En dicha columna, que se titula “Poniendo la política antes de la familia”, Michael Reid plantea que las reformas y el programa de gobierno de la Mandataria se han visto paralizados por el destape del negocio de los paños en Machalí y que pretendía que tanto la pyme como sus fundadores se forraran. Además, resalta que la respuesta de Bachelet ha sido lenta ante éste y los otros casos SQM y Penta que involucran boletas truchas para financiar campañas políticas.

Aunque la columna toma en consideración la salida de Dávalos de la Dirección Sociocultural de la Presidencia, el escrito apunta a que “ella aún tiene que condenar las acciones de su hijo”.

Por lo mismo, el columnista aconsejó a Bachelet ser “más implacable al poner la política por delante de la familia y actuar como madre de la nación más que del señor Dávalos” para lograr salir de la crisis de credibilidad que sufre la mandataria desde un tiempo a esta parte.

 

¿Qué dijo Bachelet por Caval?

 

A través de una entrevista con TVN, la Presidenta afirmó que “no sabía” que la firma de su nuera Natalia Compagnon y en la que Dávalos se desempeñaba como gerente de proyectos “estaba en un negocio de esta naturaleza. Dije la verdad en su momento y lo reitero.

Al ser consultada por la omisión de información en cuanto al negocio de los predios, la jefa de Estado aclaró que “no voy a emitir juicios a este respecto. Hay una investigación en curso y la Fiscalía determinará si hay algún delito o algún hecho inadecuado”.

Pese a su constante postura de no realizar profundos comentarios ante los hechos que están remeciendo al país, Bachelet adelantó que “habrá un momento, después de que termine el proceso de investigación, donde podré hablar más abiertamente de este tema”.

En dicha entrevista la Mandataria también tuvo que referirse a la renuncia de Sebastián Dávalos, que pese a que no fue publicamente una información entregada por Bachelet a la opinión pública, admitió que “me pareció que era importante que renunciara. Creo que era lo que había que hacer”.