Pablo Wagner A1

El próximo martes 28 de abril se revisará la prisión preventiva del ex subsecretario de Minería del gobierno de Sebastián Piñera, Pablo Wagner, el único de los Pentaboys que sigue en la cárcel luego de que el miércoles se revocara la privación de libertad que pesaba sobre Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín.

El abogado Gonzalo Medina ingresó el miércoles una solicitud al 8° Juzgado de Garantía para revisar las medidas cautelares contra el ex subsecretario de minería, imputado por delitos tributario, cohecho y lavado de activos, recoge emol.com. La audiencia quedó fijada para las 10 de la mañana.

Según la carpeta investigativa del caso Penta, Wagner recibió pagos bimensuales por un total de 42 millones de pesos mientras se desempeñaba en el cargo. La indagatoria reveló que estas platas fueron entregados a través de boletas emitidas por su cuñada María Carolina de la Cerda.

Además, mientras Wagner estuvo en el cargo hizo lobby para tratar de meter a Lavín en el directorio de Codelco y le advirtió al holding sobre “nubarrones que venían para las isapres”.

Antes de llegar al gobierno Pablo Wagner trabajó en Banmédica, la isapre que controla Penta. Precisamente a raíz de un pago adeudado de esa época- según lo que pedía Wagner- es que le llegaron los pagos bimensuales, trató al que llegó con Hugo Bravo.

En sus declaraciones ante el fiscal Carlos Gajardo, el pasado 5 y 6 de enero, los Carlos contaron sobre las platas que fueron pagadas a Wagner.

De acuerdo a lo que publicó Las Tercera el 24 de enero la versión de los Carlos fue la siguiente:

“Cuando lo nombraron subsecretario de minería, algo que él deseaba, llegó a hablar conmigo para decirme que su remuneración iba a bajar considerablemente (…) Respecto de Banmédica le dije que fuera a hablar con Carlos Kubick y que sacara lo que mejor pudiera. Wagner le indicó que los meses que faltaban por pagara sumaban 167 millones y tras negociar sólo obtuvo el pago de 75 millones, lo que se le pagó y se firmaron los finiquitos. Sin embargo, volvió a hablar conmigo cuando estaba recién nombrado y me dijo que le quedaba pendientes 92 millones. Lo que me estaba pidiendo era una gauchada”, dijo Lavín.

Su socio, el Choclo Délano, declaró que “en mi opinión, Penta no le debía nada a Wagner, había trabajado todos los últimos años para Banmédica. A mí me llamó Carlos Eugenio Lavín y me reúno con él y me dice que Wagner tenía un problema y que dice que se le quedó debiendo en Banmédica y que le iba a bajar la renta a la mitad (…) Para ayudarlo se nos ocurrió que hiciera clases en la Universidad del Desarrollo en las 10 horas que tiene como subsecretario”.

“Sin embargo no quedó conforme con esto, dijo que no le iba a alcanzar el dinero, que tenía 6 hijos que mantener. A mí el tema ya me tenía un poquito saturado y lo envié a hablar con Hugo Bravo para que vieran alguna fórmula para cerrar el terma. Luego me enteré por Hugo Bravo que se le estaba pagando un suplemento de dinero igual al que Penta le pagaba antes de asumir como subsecretario, esto es un millón quinientos mil pesos mensuales. No estoy seguro de que Carlos Alberto Délano hubiera sabido de estos pagos, pienso que lo supo y en ningún caso conoció el detalle. Lo que no me enteré es que Wagner entregaba una boleta de su cuñada para justificar ese pago”, agregó Lavín.

“De los dineros que se le depositaron no tenía la menor idea hasta que empezó este caso. Ignoro quien decidió realizar los pagos. Yo tuve tan solo dos reuniones con Pablo Wagner después de eso. Una en septiembre de 2010 en que le presentamos el proyecto en una reunión protocolar de unos 30 minutos y le contamos que nosotros íbamos a adquirir la propiedad de Dominga y otra en agosto de 2012 en que reuní con Wagner en las oficinas de Avenida el Bosque porque estaba interesado en que se implementara la carrera de ingeniería en minas en la UDD”, contó también Délano.

El lobby para meterlo en Codelco

Las gestiones de Wagner ante el entonces ministro de Minería, Laurence Golborne, para meter a Lavín al directorio de la estatal también fue tema que abordó el dueño de Penta con Gajardo.

“Cuando dejó de ser subsecretario vino Hugo Bravo a preguntarme si le íbamos a seguir pagando a Wagner y yo le dije que no, porque era un ayuda mientras era subsecretario por el menor ingreso que tenía por ese hecho. Por lo tanto se le dejó de pagar. La razón para ayudarlo era que se trataba de un ejecutivo que había trabajado 12 años con nosotros y lo había hecho bien. En alguna ocasión me preguntó si me interesaba ser director de Codelco, yo le dije que estaba disponible (…) En este correo me dice que a pesar de sus esfuerzos, ese nombramiento no resultó (…) En ese mail me vuelve a insistir por los dineros que según él le adeudamos. En la parte final me habla de las Isapres, supongo que para congraciarse conmigo y demostrar que él tiene información, pero esa a no era no era información relevante”.