Fachada Infante 51

Un lugar reservado del desaparecido restaurant Infante 51, fue el rincón escogido por Giorgio Martelli durante el segundo semestre de 2012 para reunirse con diversas autoridades de la Nueva Mayoría y parte del equipo que luego trabajaría en la campaña presidencial de Michelle Bachelet en 2013.

El local, que fue propiedad del chef vasco Xavier Zabala y que dejó de existir a mediados de 2013 para pasar a manos de otro empresario, aparece en la contabilidad de la empresa del geógrafo PPD, Asesorías y Negocios S.A., con dos pagos: el 24 de agosto de 2012 por 505.660 pesos; y otro del 31 de diciembre de 2012, por la suma de 486.260 pesos.

Fuentes cercanas al negocio de esa época confirmaron a The Clinic Online que constantemente, incluso varias ocasiones a la semana durante ese período, se reunían en uno de los salones privados diversas autoridades de la Nueva Mayoría, como el mismo Martelli, el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, y otros personeros como alcaldes, diputados y hasta senadores de diversos partidos de esa coalición, por entonces Concertación.

La información recabada por este medio es que Martelli abrió una cuenta en el ex restaurant para realizar diversos almuerzos, y avisaba con antelación para reservar un lugar, aún cuando él no asistía a todas esas reuniones.

Los pagos se encuentran facturados dentro del período denominado de precampaña, meses que han sido cuestionados por la Oposición y por el que incluso el ministro del Interior, Jorge Burgos, señaló en el programa de CHV Tolerancia Cero que todo indicaba “que en ese periodo aparentemente algunas personas, usando el nombre de la Presidenta de la República, establecieron fórmulas de recaudación”.

Aunque desde La Moneda se ha descartado que la Mandataria haya autorizado un esquema recaudatorio de fondos previo a que ella anunciara formalmente su intención de volver a postularse al sillón de La Moneda, las reuniones en el mencionado lugar habrían tenido como fin allanar el regreso de Bachelet, quien hasta entonces no confirmaba si competiría en las elecciones que se llevaron a cabo en noviembre de 2013.

La evidencia de los hechos de los últimos días obligaron al Ejecutivo a reconocer la articulación de un trabajo de precampaña, eso sí, reiterando que Bachelet no estaba ni al tanto ni visó nada.

Por ejemplo, Canal 13 reveló que Martelli compró un pasaje de avión a Nueva a York para Peñailillo con fecha de noviembre de 2012, mientras que CNN sostuvo que incluso la empresa del operador pagó cuentas de telefonía móvil al exministro en 202 y 2013, mismo tiempo en el que el ex jefe de gabinete se encontraba en la Fundación Dialoga preparando el regreso de Bachelet a Chile.

Las fuentes consultadas por The Clinic Online señalan que Jorge Rosenblut, otro de los denominados recaudadores de aportes para la campaña de Michelle Bachelet, no participaba de estas comidas, aunque sí era un cliente habitual de Infante 51.

Consultados por este medio, fuentes del PPD señalaron que ni como partido ni como directiva tuvieron reuniones formales respecto a campaña en ese establecimiento. A su vez, la directiva de la Democracia Cristiana en 2012, entonces presidida por el senador Ignacio Walker, tampoco habría tenido reuniones o actividades formales en el local comercial, según confirmaron a este medio.

The Clinic Online no pudo obtener una versión oficial del dueño en esa época del restaurant.