guillier A1

El periodista y actual senador independiente pro Nueva Mayoría por Antofagasta, Alejandro Guillier, mostró su preocupación por la crisis política que se desató a raíz de los casos Penta y SQM, hechos que dejaron al descubierto la licenciosa relación entre el dinero y la política, sobre todo a través de financiamiento trucho de campañas a cambio de boletas y facturas ideológicamente falsas.

En entrevista con el diario La Segunda, Guillier, entregó su visión del descontento ciudadano, de la rabia, que afloran por estos casos que incluso han salpicado a La Moneda, producto de los cuestionamientos surgidos por la precampaña que habrían articulado el exministro Rodrigo Peñailillo y el operador político Giorgio Martelli, hecho que estaría más que comprobado, sobre todo después de que The Clinic Online revelara que ambos se reunieron constantemente en un desaparecido restorán capitalino durante 2012.

Para Guillier, “la rabia hay que entenderla, pero también hay que conducirla a una solución razonable. Porque los más probable es que la inmesa mayoría de las personas que han salido al baile, no van a ser sometidas a penas aflictivas reales, sea por tener un intachable conducta anterior o colaborar con la justicia. En otros casos no van a ser los políticos los acusados, sino las empresas que pudieron haber evadido impuestos. Tendremos un tremendo escándalo, un juicio gigante, pero a la hora de las condenas van a ser a cursos de ética. Por eso, la confianza hay que recuperarla antes, pidiendo perdón y resolviendo”.

“Todos los días pasa algo nuevo, la gente se angustia y la gente empieza a sentir que ya hay un desgobierno, que se ha perdido la conducción, que la incertidumbre aumenta, que se debilitan las instituciones y que no asoman cabezas confiables. Esta espiral a mí, a esta altura, me tiene más que preoccupado”, lanza el ex panelista de Tolerancia 0.

Las boletas de De Aguirre

Guillier también conversó con el vespertino respecto de la situación que le tocó vivir al ex director ejecutivo de Chilevisión, Jaime de Aguirre, quien fue despedido del canal justo cuando apareció vinculado al caso SQM, esto por haber facturado a cuatro empresas en 2010 a petición de su ex empleador Bancard, firma ligada al ex Presidente Piñera, quien fue dueño de esa red televisiva hasta antes de asumir la conducción del país en marzo de 2010.

“Jaime no tiene nada que ver con el financiamiento ilegal de la política. Quien tiene que dar explicaciones es Sebastián Piñera, pues aparentemente, utilizó fondos que recaudó para su campaña para pagarle a ejecutivos de sus empresas. Esta debe ser de las peores cosas que he escuchado en este tiempo”, dijo Guillier, quien confesó que renunció a CHV después de que mucha gente le dijera en Twitter ‘usted que trabaja en el canal de Piñera”.