Carmen Aldunate (75), pintora: “Las manifestaciones de los estudiantes las encuentro típicas del flojo chileno”

Carmen Aldunate (75), pintora: “Las manifestaciones de los estudiantes las encuentro típicas del flojo chileno”

Dice que parece cuica pero es una pituca sin lucas. Odia sus pechugas grandes y feliz se las cortaría al rape. Detesta los matrimonios y los cumpleaños infantiles, que para ella son la antesala del infierno. Odia a los pájaros y anda con raquetas eléctricas para espantarlos. Encuentra que Chile es una lata y que las chilenas “somos unas tacuacas hórridas”. Carmen Aldunate no tiene filtro y eso le ha traído problemas, pero le importa un comino. Aquí defiende al Choclo Délano, ataca a los mapuche y pela a su ex marido pechoño: “Los Opus Dei son bestialmente calientes”.

Carmen-Aldunate-foto1-alejandro-olivares Me dijiste que dabas esta entrevista con la única condición de hablar leseras. ¿Qué es lo más leso que has visto últimamente? -Estoy viendo tantas que más vale que no hable. Este país es una pura lesera. No dan ganas ni de abrir los diarios. Ya no queda a nadie que no le disparen o se autodispare. ¡Qué diablos está pasando! En la marcha del jueves quedó la escoba. Nadie quiere estudiar. Todo es huelga. Las manifestaciones de los estudiantes las encuentro típicas del flojo chileno. Te aseguro, que estos mismos cabros, no tienen la pasión de que les enseñen más. Es mucho más entretenido estar en la calle hueveando. Las marchas no me gustan. Es como pasar a ser salvajes de nuevo. Creo más en la palabra y en la idea, más que en el hecho de estar bailando y destruyendo cosas. ¿Pero no encuentras que está bien que salgan a exigir sus derechos? -Sí, pero no destruyendo todo. Soy partidaria de la educación gratuita, pero si no fuera una utopía. Y no creo que este país esté para darse un lujo como ese. Ni siquiera lo han podido hacer ni Estados Unidos ni Dinamarca. Pongámonos en la realidad, no seamos tan huevones. No puedo ser tan idiota como para creer que eso es factible. Compadezco a la pobre Michelle. En el cacho de mierda que está metida. Ahora, quién mierda no ha robado. Si en este país somos todos unos ladrones. ¿Has robado? -Fíjate que no. Nunca he dado una boleta trucha. Soy bien cobarde. Dices que este país es una lesera. ¿Pero eso es de ahora o siempre? -Nunca he sido patriota. Encuentro que Chile es una lata, muy aburrido. Somos grises, chatos, pechoños, beatos, cínicos. Todo en Chile me aburre. Hay una manada de lateros en Chile. Los artistas cuando hablan en serio son lo más lateros que hay. ¿Te hubiese gustado nacer en otro país? -Me habría gustado ser argentina. Tienen un país, que a pesar de estar hecho bolsa, es fantástico y nadie los va a poder hundir, porque tienen su opinión propia. Los hombres son espléndidos, las mujeres lindas. Todo lo que hacen y dicen es genial. ¿Y los chilenos somos feos? -A los hombres los cambiaría por los argentinos. Los chilenos son feos y fomes. Háblame de la mujer chilena. Somos todas unas tacuacas hórridas. ¿Alguna vez fuimos un país entretenido? -Pero háblame de vivir en Santiago. Si son las diez de la noche y se te ocurre ir a comer a un lado, ¿qué haces? “Está cerrada la cocina”, te dicen. Te juro que vivir en Chile y tratar de hacer una vida después de las nueve, es como tratar de hacer la vida en el Parque del Recuerdo. Triste. Pero depende de dónde te muevas. En Bellavista y Lastarria, por ejemplo, está todo pasando. -De acuerdo, pero vente después de las nueve para este barrio que está lleno de restoranes y van a estar todos cerrados. No sé si esta parte cuica de Vitacura es la latera o qué. ¿Y qué es lo que hará la gente en las noches, rezarán en las noches? Porque no creo que tiren tanto tampoco. A los mismos mozos les da lata atender. El otro día fui al Tip y Tap de Vitacura y el mozo entrando nos dice “apúrense, porque me quiero ir luego, además a nadie se le ocurra pedir papas fritas porque ya no estamos friendo”. ¿Encuentras que es una relación normal de un mozo? Yo, que andaba con mi hija y nietos, nos paramos y nos fuimos. Dices que Chile es una lesera y que casi no lees diarios. -O sea, los leo. Pero me tienen chata. No te puedo decir qué, porque como se habla todo en siglas, en achap, achip, achop, alap, no entiendo nada. Realmente tú dices qué es esto, qué está quedando, por qué la gente que tiene tanta plata quiere tener más plata. Por un lado, digo, ojalá junten plata y compren arte. Pero no lo hacen. ¿Qué hacen con esos billetes? ¿Barquitos de papel, origami? Se ha hablado de la caída de la elite… -¿De qué elite me estás hablando? Porque no me hables de elite después de ver al desagrado, siútico, del Peñailillo, que parecía el serio. Esa no es la elite. ¿Y la elite que representan Choclo Délano y Carlos Lavín, por ejemplo? -A esos los encuentro más decentes y francos. Ellos estaban haciendo negocios grandes, en que además apostaban mucho, y le creo mucho a la gente que apuesta y arriesga mucho. Y lo hicieron de frente. Al Choclo lo quiero mucho. Es un gran tipo, caballero, un trabajador muy honesto. Pero ahora, justamente, se cuestiona su honestidad. -Desgraciadamente, tengo que basarme en lo que conozco. Me importa un rábano lo otro. Han sido injustamente tratados. No son para estar en la cárcel. No son un peligro público, déjate de cuentos. Asaltan aquí e inmediatamente los sueltan. En cambio, a dos personajes que jamás van a ir a asaltar a una persona los meten presos. Cómo está la cosa, por el amor de Dios. Eso fue para darles el gusto a muchas personas que descargaron todo su odio en ellos. A los que hay que meter en la cárcel son a los que andan acuchillando y robando. Pero la justicia debe ser igual para todos. -Pero hay distintas justicias. Por qué no meten preso al que incendió una casa o qué sé yo. Puta, entre meter a la cárcel al Choclo y al Carlos Eugenio, yo habría metido feliz a 200 mapuches dentro de la cárcel. Y esos sí que son violentos, queman casas, matan gente. Esa gente es peligrosa. Tras esto hay un odio de clases del más feroz que pueda existir. Todos quieren ver sufriendo al cuico y que se pudra en la cárcel. ¿Tú crees que si hubiesen metido preso al siútico de Peñailillo estarían igual de furiosos? No, poh. A propósito, ¿no te arrepientes de haber dicho que “todos los mapuche son flojos, borrachos, violentos y ladrones”? -Ay, qué atroz, que tema más cargante que ese. Me hicieron callar hasta amigos de la Cámara de Diputados y Senadores. Olvídate todo lo que me insultaron. ¿Qué quieras que te diga? Lo hecho, está hecho. Hay una sola cosa de la que me arrepiento: la palabra todos. Pero de nada más. Pero igual vuelvo a decirlo, aunque me caguen a patadas todos: no me gusta la actitud de los mapuches y no me gustan los mapuches. ¿Por qué no? -Porque los encuentro flojos, borrachos, lo mismo que dije la otra vez. No la cagues más. -Puede que me arrepienta. Pero son gente tremendamente porfiada, borracha y vengativa. ¿Alguna experiencia personal con algún mapuche para tener mala onda? -Curiosamente, soy académica, a pesar de mi lenguaje, pero mi discurso para entrar a la academia fue un poema mapuche, porque encuentro que en todo orden de cosas hay algo rescatable y en los mapuches también. Pero si yo quiero hablar de una raza de indígenas, pucha, ¿qué nos han dado los mapuches, Dios mío, comparado con los de Perú o Colombia? ¿Sabes lo que haría yo? Me voy a arrepentir de esto que te diré, pero no importa: lo que haría sería es darle tierras pero alambrarlas. Y que se queden ahí dentro, porque si no se van a salir y van a pescar otras tierras. Pero eso es extremo. -Pero es lo que creo. Que les den sus tierras y coloquen un letrero que diga “territorio mapuche”. Para que no se metan con nadie y nosotros tampoco con ellos. LOS JUBIDUBI ¿Por qué encuentras siútico a Peñailillo? -Me carga el jopo, me carga como habla, me carga todo. Lo encuentro el prototipo de hombre chileno que me da urticaria. Le llamaban el galán rural…. -No, Peñailillo guácatela, guácatela. Buuuu. No he visto a un tipo que sea tan anti atractivo como es Peñailillo. Es una cosa de piel, porque no lo conozco en persona, pero me carga de mucho antes que lo echaran. Lo miraba y me daban escalofríos. Una cosa como puaj. ¿Y sólo él te produce puaj? -Bueno, yo estoy enamorada de Ricardo Lagos. Es de los hombres más fascinantes e inteligentes que han existido en este país. Ese sí que es guapo, guapo, pero guapo. Ese es para morir. ¿Qué te parece el hijo de la Bachelet? -Otro siútico, asqueroso, puaj también. Es asqueroso. ¿O lo encuentras muy bonito a Dávalos? Uy, patilai, aros, guatón, cara de imbécil, no, no. Es feo como ese dibujo animado que ven mis nietos. Es como los jubidubi, ¿así se llaman? ¿Scooby Doo? -No, esos guatones morados. Había uno maricón, incluso. Ah, los Teletubbies. -Esos. Parece eso. No, feo-feo. Tú que eres más carepalo, ¿cómo habrías enfrentado la situación si hubieses sido Bachelet? -Antes de carepalo, soy mamá. Y a un hijo lo defiendo con mi vida si es necesario. Y qué atroz debe haber sido para ella. Ahora, qué habría hecho yo. Si se puede, habría renunciado. Si no se puede, tengo que salir adelante haciéndome la huevona y tratando de hacer lo mejor posible. Pobre. Yo voté por ella. Uno piensa que eres más facha, más piñerista. -Mira, es lo más raro que hay, pero yo soy absolutamente cuica para los de izquierda y absolutamente roja para los de derecha. No sé en verdad dónde estoy plantada. Voto por personas. Y voté tal vez por la Bachelet para votar en contra de Piñera. No me gusta él. Pero hay una foto tuya con él en campaña… -Me llevaron engañada a un almuerzo con empresarios cuando se andaba precandidateando. Y cuando me di cuenta que era Piñera el que daba el almuerzo, me desagradó mucho más. ¿Por qué no te gusta Piñera? -Lo conozco personalmente. No me simpatiza. Es un tipo de persona que me da escalofríos. Conozco a la señora, a la Cecilia, fascinante, encantadora, las tiene todas. Y debe tener una paciencia tremenda para vivir con ese loco. No me gusta su manera de ser, lo acaballado que es. Está todo el tiempo siendo centro de mesa, gritando, me repele. La Cecilia lo sabe muy bien como para estárselo refregando. Le debe cargar que sea tan florerito. El tipo es insoportable, como para irse a otra pieza o irse de la casa. Estar con él es como estar en esas boites que te llega a doler la guata con el sonido. Retumban las orejas. Por Lagos imagino que debes haber votado… -Uf. 200 veces si es necesario. Me gusta todo en Lagos. Lo que se ponga, todo. Voté también por Sfeir. ¿Y por Golborne habrías votado? -No. Ese discurso de la clase media, por favor. No sé qué es la clase media. Yo debo ser de la clase media: vivo al tres y cuatro, pero parezco cuica. De hecho, todo el mundo me dice que me parezco a la vieja de Pituca sin Lucas, la Lita. Decías que no había ningún artista salido de la clase media. -Eso me lo dijo un profesor. Ni de la clase pobre. No es que el arte sea para una elite económica, sino que se trata de enseñanza y educación. Mira, mi nana, la Angélica, vive conmigo, y se puso a pintar porque me copia en todo. Le compré atriles y pinturas. Primero le compré las pinturas Artel, pero no les gustaron y me robó las mías. Y la guié en un poquito. Pero ahí me di cuenta de dónde viene el asunto. Explícate. -La Angélica, cuando llegó a la casa, los colores eran todos mal puestos. Y cuando empezó a pintar también. Entonces, le prohibí los colores: “aquí vas a jugar con negro y blanco y te prohíbo absolutamente el rosado, el celeste guagua y el calipso”. El hecho es que ha hecho tres exposiciones: en el Caballo Verde, en Zapallar y otra galería más. Es buena de verdad. Y pinta retratos de mis amigas. La encuentro genial. Entonces, tú me dices la Angélica es pobre, pero ha llegado a ser una gran pintora. Y todo por la enseñanza, por estar mirando pintura todo el día, y estar diciéndole siempre “si me llegas a poner esa cosa rosadita te pego”. UBRES FEAS Me dices que has hecho todas las locuras habidas y por haber en tu vida. ¿Como cuáles? -Me he empelotado en playas, he viajado por las partes más raras, he cuidado zoológicos, he sido lazarillo de ciegos. ¿Cómo es que trabajaste en un zoológico? -Estábamos viviendo en Estados Unidos y vi un aviso en la universidad para ganar plata cuidando un zoológico. Consistía en hacerle aseo a las jaulas y darles comida a los animales. Y partí, pensando que era aseo por fuera, pero había que darle comida a un cuervo gigante. Abría la jaula, le tiraba pa dentro el pedazo de carne cruda y salía corriendo como chancha. Duré quince días, me dio susto. Le tengo terror a las alas y odio a los pájaros. Incluso a las mariposas. Si veo una, grito como una chancha. Y ando con raquetas eléctricas por si se me cruza un pájaro. Lo último que hiciste fue semi empelotarte en una revista. -Pero eso fue engañada. Nunca me dijeron que sería para empelotarme. Pero me cagué de la risa. En todo caso, jamás me habría empelotado entera en una revista. ¿Por qué no? -No lo encuentro misterioso ni lindo. Una mujer enpelota, abierta de patas, es lo menos sexy que hay. La estética es re importante. Y creo que la parte de abajo de una mujer no es muy bonita. Es bien fea. La del hombre es más bonita. Y, te digo una cosa, yo ni loca hubiese mostrado mis pechugas. Las odio. Me cortaría las pechugas al rape. Son molestas, feas. Ah, pero si tuviera unas tetitas chicas las luzco orgullosa. A las modelos pechugonas las encuentro lo menos elegante y lo más horrible que hay. Es la ordinariez más grande. No, yo las llamo ubres y me las sacaría. ¿Te encuentras pechugona? -Desgraciadamente, en la vejez crecen las pechugas, orejas, nariz y patas. ¿Has visto una cosa más rara? Pero lo más feo es cuando a los hombres le salen pelos en la nariz y orejas. Atroz. ¿Te has hecho alguna cirugía estética? -Sí. Todos los años me pongo bótox en la parte de los ojos. No es por pretensión, sino que estoy demasiado vieja y se me caen los párpados. Ahora, me he hecho otras operaciones. Me hice un peeling de bigotes a los 30 años. Nunca he visto algo más inútil y doloroso que eso. Me decían que era regio, pero fue lo peor de la vida. También me hice un pequeño lifting para sacarme la mochila de la cara. No sé si me ayudó, porque nadie se dio cuenta, lo que me dio mucha rabia. ¿Qué otras locuras has hecho? -Me hacen opinar de las cosas más estúpidas del mundo y me meto. No tengo filtro. He vivido la vida diciendo cosas y de repente digo cosas que parecen taaan inocentes... Y hago primera línea. Carmen-Aldunate-foto2-alejandro-olivares ¿Qué cosas que parecen inocentes has dicho y se ha armado la grande? -Te doy un ejemplo pero taaan idiota. Mi ex marido. Una vez me hicieron una entrevista y me preguntaron cómo era estar casada y le dije a la periodista “es que nunca me he sentido casada”. Y encontré que eso era un piropo. Pero mi ex esposo lo tomó pésimo y no me habló más. Una vez dijiste que eras la mujer más gorreada de Chile. -Absolutamente, nunca me han gorreado tanto como cuando estuve casada. Y de las formas más ridículas del mundo. Con mi marido estuve casada 47 años. Toda una vida, la muy huevona, gorreándome y pasándola como las huevas. ¿Por qué seguías con él sabiendo que te gorreaba? -Por enamorada, fíjate. Qué tontera más grande. Y porque no creo que uno pueda poseer a una persona y menos a un hombre que lo único que hace es seguir potos para terminar empotado con la primera que se le cruza. Pobres hombres. Oye, si es muy triste la condición de ellos. Mira, si tú tuvieras un brazo que se te parara todos los días, para un lado y otro, y salieras corriendo tras el brazo: ¡yo me lo corto, te juro que me lo corto! Y a veces te gorrean con mujeres tan re feas. Me da mucha pena la simpleza de los hombres. Me carga decir la palabra pico, pero los hombres están dominados por el pico. Cuando tú ves la tontera que está haciendo, saliendo con esa piruncha que además de no ser tan bonita es tonta, uno dice: pucha, qué pena más grande, porque yo si me voy a acostar con alguien puede que sea un idiota, pero siempre que sea Brad Pitt. Ni tonta. Pero en verdad, si quiero tener una relación seria tiene que empezar por la cabeza y no por el pico. ¿Y nunca lo gorreaste? -Fíjate que no. Tuve amantes después, pero no lo gorreé. Uno es tan huevona, toonta, imbéeeecil... Es absurdo. Aguanté harto hasta que en un momento dado, curiosamente, sentí de un día a otro que no estaba enamorada. Y fue como sacarme un saco de papas de 500 kilos de la espalda. Tu ex marido entiendo que era bastante pechoño. -Más pechoño que mi marido, imposible. Opus Dei hasta la médula. Los Opus Dei son los peores, son lo más calientes que hay. Eso lo he descubierto en la vida. Cuesta imaginarlos así. -Estás muy equivocada: los Opus Dei son bestialmente calientes. Es tal la represión que finalmente terminan queriéndolo todo. Porque cuando tú tienes la libertad, por último mental, de decir “estoy libre y quiero acostarme con fulano y mengano”, en general te autorreprimes y dices: “lo voy a hacer cuando quiera, cuando tenga tiempo”. Pero estos viven pensando en eso... Yo no le recomendaría a nadie el matrimonio. ¿Por qué no? -La verdad, casarse es pa puro darle plata a los abogados. ¡Qué tontera más grande! Y son lo más aburrido que hay. No voy ni ahorcá a un matrimonio. Sentarse en una mesa y comer el mismo petit bouché para hablar de las mismas huevadas, no. El matrimonio es peor que un martirio, peor que un cumpleaños de niños, que es la antesala del infierno. Hay que ser muy hueón para casarse. Pero te casaste. ¿Y eras virgen cuando lo hiciste? -¿¡Cómo se te puede ocurrir que me casara virgen!? ¡Es lo más fome que puede haber! Y si me casé a los 19 fue porque estaba esperando guagua y extremadamente enamorada de mi marido. No entiendo cómo es que te casaste con un Opus Dei. -Es que todavía no era, después se puso. ¿Y nunca trató de meterte en el mundo opus? -No lo dejé. Mi abuela –que era tremendamente beata, pero divertida– tenía capilla en la casa y hacía misa todos los días. Y a los cinco años me hacían pasar dinero de mi mesada para el culto. Crecí besándoles el anillo a curas y obispos todas las mañanas. Eso tal vez me hizo pensarlo mucho. Y, bueno, sigo siendo católica, apostólica, pero no romana: no creo en iglesias ni en curas. Y la Iglesia se ha transformado en la casa del pecado. Están todos los curas pedófilos metidos adentro. ¿Tienes pareja ahora? -Sí, un actor americano. Tiene el pelo largo, canoso y desordenado. Muy mino. Muy inteligente, muy divertido, vive en Estados Unidos y nos vemos dos veces al año. Qué mejor. Pero no me va a sacar de mi taller. ¿Tenerlo como pareja estable? Antes me cuelgan. A estas alturas no voy a estar metiendo a un hombre a mi casa. Y menos para hacer el amor. Mis hijas me lo embuten como pueden, pero me da un poco de lata. Si uno no está tan caliente a estas alturas, para qué estamos con cosas. ¿Cómo vives tu sexualidad a los 75 años? -Exquisita. Es una tontera que después de la menopausia no pasa nada. Un mito. Habrá mujeres que se pondrán a tejer como idiotas, pero hay otras, como yo, que no. El sexo se vive mejor a esta edad. Ya no es una pasión desenfrenada, como diría la Corín Tellado, sino una cosa más bien pensada. Y muy entretenido. Entra a jugar algo clave como es el humor y la inteligencia. Puta, si no tenís el humor para hacer el amor a los 75 años, para hacerlo estéticamente con humor, te vas a la mierda. ¿Cómo se tiene sexo humorísticamente? -A mis 75 años, no voy a andar mostrando las pechugas ni poniéndome vestidos apretados. Ni a bailar como la Tongolele. Todo eso es ridículo y del terror. Hay que ser digna. Pero no hay límites. El goce es el mismo, pero con otra forma de acercamiento. Para excitar a un hombre a los 75 años hay que usar el sentido del humor y la inteligencia. De ahí se llega a la calentura.
Comentarios
Sabía ud que... NO SOY NI DEL SEXO DÉBIL NI DEL SEXO FUERTE, SOY DEL “SEXO, POR FAVORCITO”. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. -------------------------------- Sabía ud que... LA CONVENCIÓN DE IMANES SE REALIZARÁ EN UN PARQUE DE ATRACCIONES. -------------------------------- Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. --------------------------------