vieragalloA1

“Básicamente, ésta es una crisis de algunas instituciones representativas del mundo político, no de todo el sistema”, sostuvo en entrevista con La Segunda, el nuevo embajador en Argentina José Antonio Viera-Gallo, quien asegura que la crisis que remece al país pasa medularmente porque se han revelado situaciones que a la sociedad chilena le molestan, y en que otros países tendrían menos impacto.

El ex ministro de la Segpres en el primer gobierno de Bachelet asegura que no hay vacío de poder, que las instituciones funcionan, que lo que ha estado en cuestión “es el cruce entre dinero y política en campañas electorales y el mal comportamiento de un grupo de empresas en materia de colusión y abuso de los consumidores, pero no es un tema generalizado”.

Consultado sobre hasta dónde debe hincar el diente el Ministerio Público en estos casos, responde que “hasta donde haya sospecha de delito. No puede haber ninguna consideración política o por el bien de la república que eche por tierra a las investigaciones”.

El ex parlamentario sostiene además que “Chile requiere sanar su vida pública y poner en aplicación las propuestas del informe Engel”.

Respecto de los casos Penta, SQM y Corpesca, asegura que no se puede generalizar. “Lo que ha habido son malas prácticas en el financiamiento de la campañas de algunos empresarios y algunos candidatos, no todos”.

Cambio generacional

A Viera-Gallo también se le pregunta por el cambio generacional, si es necesario, a propósito de su designación y la llegada de Burgos a Interior.

“Si hay gente joven preparada, capaz, inteligente, que toma en sus manos el destino del país, los saca adelante y entusiasma a la gente, qué mejor. Pero si hay gente joven que demuestra demasiada ambición de poder a corto plazo y al final se ve enredada en sus propias prácticas, al final eso no sirve”.