manos

Durante la noche de este martes se emitió el primer capítulo de la segunda temporada del programa “Manos Al Fuego” de Chilevisión, espacio que pone a prueba a un integrante de una pareja y medir su nivel de fidelidad ante distintas “tentaciones”.

Pues bien, el episodio de ayer tuvo un condimento especial, ya que como persona encargada de hacer caer a los hombres apareció Priscila Bastidas, una modelo transgénero de Venezuela.

El hecho generó diversas bromas y burlas en las redes sociales por la transexualidad de la muchacha de 21 años, lo que provocó el malestar de muchos que sintieron que era desubicado tratarla de esa manera.

En esa línea el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) envió a Radio Bíobío un escrito en el que adelantaron que pidieron “una reunión con el equipo directivo y editorial” del programa de CHV “para abordar la realidad de las personas transexuales y transgéneros de manera de evitar y prevenir un tratamiento inadecuado”

El Movilh sustena esta cita en que “al ver el programa, hemos visto que efectivamente existe un tratamiento erróneo y un lenguaje inadecuado que puede potenciar los prejuicios y/o la ignorancia sobre las identidades de género diversa, tanto en el telespectador como en los participantes”, dijo el organismo, recordando que durante el espacio se le trató a Priscila como “luis” o “el hombre” para hacer sentir mal a Javier, el muchacho que cayó en la sensualidad de la venezolana.

“En ese sentido, solicitamos una reunión para entregarles información sobre las identidades de género diversas e intercambiar aprendizajes y opiniones al respecto, de manera de garantizar un tratamiento adecuado a esta realidad. Este trabajo ya lo hemos hecho con otros programas de Chilevisión, y de variados canales, así como con organismos, públicos y privados, incluidos colegios” dice el escrito publicado por la radioemisora.

Pese a este llamado de atención, valoró que Manos Al Fuego “ha dado un paso al incluir a una persona transexual en su programa. Este paso, bien puede ser una oportunidad para contribuir a la no discriminación, en vez de un prejuicio, y en este marco, el diálogo con ustedes tiene como fin orientar al respecto. Estamos convencidos de que el diálogo y la educación son las principales herramientas para prevenir la discriminación, que muchas veces no ocurre en forma intencional, sino que por falta de conocimiento”.

“A Priscila, y a cualquier persona transexual, se le debe respetar y reconocer en todo momento y lugar su condición de mujer, aún cuando legalmente tenga otro nombre. A los ojos de la ley y de las ciencias, Priscila no es un hombre. Es, y siempre fue, una mujer”, dijo el Movilh.