Padre Felipe Berríos y la renuncia de Tupper: Hoy el celibato “es un signo de sospecha y que te hace poco creíble”

El padre Felipe Berríos, quien actualmente se encuentra viviendo en una mediagua del campamento La Chimba de Antofagasta, se refirió a la renuncia de Rodrigo Tupper al sacerdocio tras 25 años.

Felipe Berríos YT

“Cuando una persona se separa (en su matrimonio), hay gente que reacciona como que hay que aislarlo, o que tiene que vivir como persona de segunda clase. Cuando un cura se sale, es lo mismo. Pero creo que tanto el estar casado como ser cura es un privilegio, y la persona que ha fracasado en ese privilegio ha perdido mucho, y hay que apoyarla y quererla mucho, y desearle lo mejor”, señaló, según consignó Emol.

Asimismo, expresó que “creo que Tupper fue un buen sacerdote, en lo que yo alcancé a conocer de él. Le hizo muy bien a la Iglesia Católica. Yo respeto su intimidad y le deseo que sea profundamente feliz, y agradezco lo que hizo por la Iglesia”.

El sacerdote jesuita además opinó “que el celibato va a ser algo que va a tener que revisarse”.

“Cuando entré a la Compañía (de Jesús), el celibato era un signo de generosidad, un signo que hacía más creíble la entrega que tenías. Pero hoy no es nada de eso. Al revés: es un signo de sospecha y que te hace poco creíble. La gente sospecha de los curas porque somos célibes”, contó.

En esa línea, declaró que “creo que siempre habrá religiosos que tengan voto (de castidad), pero que también se pueda ordenar gente casada”.

“La gente es la que nos hace buenos sacerdotes: ellos son los que nos enseñan”, aseveró.

The Clinic Newsletter
Comentarios