cecil caza leon africa animales EFE

Mientras el mundo reaccionaba con indignación frente a la muerte de Cecil, el león de 13 años que fue cazado por un dentista estadounidense en Zimbabwe, un hecho aún más reprochable ocurrió en Kenya cuando cinco elefantes en peligro de extinción fueron también cazados.

Según reporta The Guardian, cazadores furtivos habrían ingresado al Parque Nacional Tsavo el lunes en la noche, dejando los cuerpos de los animales abandonados. Éstos fueron encontrados sin sus colmillos por los guardaparques el martes en la mañana. Al parecer se trataría de una hembra adulta y sus cuatro hijos.

The Guardian rescata que mientras la muerte de Cecil “atrajo la atención del mundo, la muerte de los cinco elefantes casi no ha recibido cobertura, aún cuando los elefantes están mucho más amenazados por la caza ilegal que los leones”.

Según reporta el medio inglés, el vocero del Servicio de Vida silvestre de Kenia, Paul Gathitu, señaló que el hecho es “simplemente devastador. Nos tomó completamente por sorpresa”. Los investigadores señalaron que los cazadores furtivos habrían cruzado por la frontera con Tanzania, asesinado a los elefantes y luego habrían regresado rápidamente a su base, haciéndolos difícil de rastrear.

Los guardaparques dijeron haber oído los disparos el lunes en la tarde, tras lo cual salieron a recorrer todo el parque, descubriendo a los elefantes muertos a la mañana siguiente. “Había sangre y piel suelta donde los colmillos fueron cortados”, reporta el medio. Mientras, las autoridades aseguraron que los delincuentes habrían escapado en motos.

En años recientes, señala The Guardian, la caza de elefantes ha crecido exponencialmente debido a la demanda de marfil en Asia, donde se usa para propósitos medicinales que, sin embargo, no tienen ninguna base científica. Entre 2010 y 2012 más de 100.000 elefantes africanos fueron cazados ilegalmente. Un nivel de destrucción que pone a la especia camino a la extinción.