Jovino-Novoa-y-la-Nueva-Mayoría-foto1-alejandro-olivares
Como un signo de que sigue activo en política y en la UDI, Jovino Novoa conversó con The Clinic en su oficina de la sede de calle Suecia 286, semanas después de haber sido formalizado por eventuales delitos tributarios en las indagaciones de la fiscalía por el financiamiento irregular de la política y luego de estar un mes con arresto domiciliario en su casa de la comuna de Vitacura.

El ex senador no ha cambiado su postura sobre las acusaciones en su contra, cree que existe un sesgo claro de parte del Servicio de Impuestos Internos, pero está confiado que aclarará todo en tribunales. Dice que no se arrepiente de haberle dedicado 40 años a la política desde que fundó el movimiento gremialista junto a su amigo, el fallecido senador Jaime Guzmán. En un repaso de su trayectoria, Novoa piensa si le hubiese gustado tener otra vida, distinta a la que ha vivido en estos años. Con delicadeza, en ese análisis, es inevitable pasar también por el recuerdo de su hijo Sebastián, que murió en 1999.

¿Ha pensado retirarse de la política?
-Desde el momento que decidí no postular nuevamente al Senado, voluntariamente reduje mucho mi campo de acción en la política. No voy a decir que estoy retirado de la política, pero tampoco puedo decir que soy un político retirado cien por ciento. A mí lo que me motivó a entrar en política es el proyecto de la UDI que pensamos hace ya 30 años o más, y por cierto esos proyectos, que son proyectos de vida, uno no los abandona. Por lo tanto, siempre voy a tener una vinculación con la UDI. Pero el político activo, que está en la primera línea, que es candidato, o que es dirigente de un partido, ya no lo soy, pienso que es el momento de ir abriéndole espacio a otros.

¿A la distancia, usted se ve como alguien que debió dejar la política antes, por todos los problemas públicos que ha tenido que enfrentar?
Mire, la realidad es que yo he tenido algunos episodios tremendamente duros para cualquier persona, y claro en ese momento como cuando me envolvieron en el caso Spiniak, uno podría haber pensado que la política es demasiado sucia y causa sufrimiento no solo a uno, sino que también a sus cercanos. Pero también la señal de que a uno lo puedan sacar del camino con malas artes, no es una buena señal. Ahí, en ese momento, resolví que tenía que enfrentar una reelección y lo hice exitosamente.

Pero por la política usted ha enfrentado tres episodios en su vida que lo han marcado mediáticamente: El caso del dirigente Tucapel Jiménez, donde declaró como testigo; luego la imputación falsa en el caso Spiniak y ahora la investigación por la que está formalizado por eventuales delitos tributarios ¿Su familia no le dice que mejor se retire?
Sí, claro, por eso decidí no repostularme y tener una actitud más pasiva. Pero en esos hechos que usted me señala, yo me alegro mucho que las personas que asesinaron a Tucapel Jiménez hayan sido identificadas y estén presas porque es lo que corresponde y porque en algún momento se trató de vincular a muchas personas que no tenían nada que ver y hoy día los culpables están pagando y me parece bien. El otro caso creo que fue un caso muy inédito y todavía no entiendo cómo pudo haber ocurrido. Y el caso de ahora, como todas las cosas, voy a enfrentarlo y creo que quedará completamente aclarado en tribunales. Creo que hay problemas de fondo que son más importantes.

¿Pero ha hecho un mea culpa alguna vez? ¿Considera que ha valido la pena?
Tengo muchas cosas en mi vida que han sido puntos favorables: Familia, hijos, amigos, una buena educación, una vida tranquila, capacidad para solucionar los problemas. Y como todas las familias, uno tiene momentos muy duros, que no tienen que ver con la política. A mí me gustaría que no hubieran pasado ciertas cosas, pero uno sabe que la vida es así. No soy conformista, pero creo que estas cosas hay que mirarlas con cierta humildad. Si uno tiene un dolor grande como lo que me pasó a mí… hay familias de al lado que todos los días tienen un dolor grande porque, por ejemplo, la madre no sabe si mañana va a tener comida para darle a sus hijos. Entonces ¿por qué voy a pensar que mi sufrimiento es más grande y ser egoísta en el análisis? En circunstancia que yo me puedo comparar con miles y miles de otras personas que han tenido a lo mejor cosas que no son tan graves, que nunca se les ha muerto un hijo o nunca han estado expuestos públicamente en una mentira enorme, pero a lo mejor tienen todos los días un problema. Creo que al final uno tiene que agradecer, no cambiaría mi vida.

LAS INSTITUCIONES FUNCIONAN
Jovino-Novoa-y-la-Nueva-Mayoría-foto2-alejandro-olivares
Novoa padece hace algunos años una deficiencia pulmonar que le impide respirar normalmente. No puede subir una escalera con facilidad como antes y utiliza oxígeno en las noches. Fue un fumador experto, comenta mientras bebe un café expreso en su oficina. Pero dice que se siente bien para enfrentar lo que viene.

-Hay instancias en la UDI donde se ha discutido el tema por el que atraviesa judicialmente y algunos dirigentes creen que lo hizo por el partido y que no hubo un beneficio personal detrás. ¿Usted reconoce algún error?
Uno siempre comete errores. No, no soy el gallo que ando haciendo autocrítica porque eso es muy propio de los regímenes totalitarios. Uno en democracia se defiende y los otros lo critican. Pero lo que quiero señalar del tema que me afecta a mí judicialmente es que se trata de un tema muy puntual. Todo esto que se ha hablado de que era el financista de la UDI, si uno mira los números está claro que hay una falsedad. No quiero extrapolar el punto, pero lo que ha habido acá es un problema mucho más complejo de financiamiento de la política.

-Pero no le pido que haga una autocrítica desde el punto de vista judicial porque eso es parte de su defensa, sino que político.
Uno siempre puede equivocarse, pero yo he trabajado muy lealmente por mantener este proyecto político y creo que la gente en la UDI lo entiende así. Y en el mes que estuve en mi casa, la realidad que pude constatar es que la preocupación de todos fue muy permanente. Yo tengo tranquilidad, los temas judiciales los voy a defender en tribunales. Ahora desde el punto de vista político, creo que hay un sistema que no está bien y que hay que corregirlo.

-Cuando el tema del financiamiento irregular de campañas salió en los medios, al inicio, se pudo ver el modelo de Penta y la UDI. Sin embargo, cuando avanzó la investigación y apareció SQM, el país se enteró que al final era el modelo de la mayoría de las empresas y de casi toda la clase política.
Creo que el financiamiento de las campañas, tal como lo estableció la ley, fue un sistema logrado, adecuado. En el caso de la UDI, que es el que conozco, las campañas fueron prácticamente financiadas en forma íntegra con aportes hechos a través del Servel. Si uno mira, la UDI fue el partido que más aportes recibió a través del Servel. Que en algunos casos los candidatos pueden haber obtenido recursos adicionales, no lo puedo desconocer. Pero si uno mira esos aportes, muchos eran en períodos fuera de campaña, muchos de ellos eran para mantener una precampaña. El caso de Michelle Bachelet es clarísimo, ella dice que no y yo no voy a entrar a dudar, algún día se sabrá. Pero lo que está claro es que todo el programa de gobierno de Bachelet se trabajó en un período en que no había campaña, no habían aportes y se financió de la manera que todos sabemos.

Sí, pero ellos se defienden diciendo que hicieron un trabajo por el cual fueron remunerados, pero en la UDI se utilizaron a secretarias, estafetas, choferes…
Hacer un trabajo para una empresa comercial, no es hacerle el programa a la Fundación de la Infancia, no es hacer el programa tributario. Es tan ideológicamente falsa la boleta que pasa una secretaria o un chofer, a la que pasa un abogado a una empresa comercial y después dice que estaba trabajando en el proyecto de una superintendencia… Es exactamente lo mismo, una empresa comercial que le factura a distintas empresas y le entrega o no le entrega nada, y que a su vez financia a profesionales que no están en su giro sino que están haciendo el programa de gobierno, es tan cuestionable como lo otro.

Su estrategia legal ha sido dura, usted ha dicho que se trata de una investigación ideológicamente falsa. Ha presentado recursos, etc., da la impresión que usted ha decidido poner piedras en el camino y ganar tiempo.
No. Realmente mi caso es muy acotado, los datos están sobre la mesa, no hay más ni hay menos. La calificación jurídica y las razones las veremos en el juicio. Lo que yo denuncié es una cosa que no estaba funcionando bien. De hecho, si usted ve hoy día, hay fiscales cuestionados, investigaciones en la fiscalía, que salió el director de Servicios de Impuestos Internos, el subdirector jurídico dice que hubo filtraciones de la fiscalía, que el ex director dice que había presiones del gobierno… difícilmente he visto un proceso donde haya más elementos anómalos: ¿Cuántos querellados hay de la Nueva Mayoría o de la Concertación? Ninguno. Acá se ha producido un trato discriminatorio en lo político.

¿Hubo una instrumentalización del SII?
Más que conocer las causas, veo los resultados. Y los efectos están sobre la mesa. Hay x número de personas querelladas y todas de un sector político. Hay dos empresas querelladas y hay 50 que rectificaron y que no están querelladas. Yo no estoy diciendo que se querellen contra los 50 porque quizás el error fue haber tomado judicialmente cosas que antes se manejaban en el Servicio de Impuestos Internos. Aquí se habla mucho de campañas presidenciales: la de Bachelet, la de Piñera, la de Frei, la de Velasco y la de MEO y ni siquiera los llaman para preguntarles.

¿Qué diferencia cree que ve la fiscalía entre el caso suyo y el de Piñera?
No lo sé. No me explico cuál es la razón. Ahora pasa que si esta cosa es tan generalizada como se supone, la fiscalía puede decir que no puede tener a 150 personas querelladas, uno se pregunta por qué tiene a cuatro entonces. A lo mejor dirá que no puede generar un problema institucional en Chile porque no puede ir en contra de la presidenta o de un ex presidente, entonces como yo no soy un problema institucional, estoy fregado, a eso voy yo.

BACHELET Y EL PERONISMO
Jovino comenta que leyó hace poco una columna de Arturo Fermandois, no desde el punto de vista de un constitucionalista sino de embajador, explica. En el texto Fermandois decía que las instituciones en Chile funcionaban. “Va un extranjero a Chile y sabe que Impuestos Internos va a actuar de esta forma, sabe que si tiene un problema puede recurrir a la justicia y el juez va a ser una persona imparcial. Sabe que la administración pública tiene mucho poder, pero lo usa bajo ciertas normas. Hay reglas del juego claras y él plantea que en este caso, estas reglas del juego se están rompiendo”, dice Novoa. Y agrega: “Y sería tremendo si efectivamente eso es así o si se profundiza. Un gobierno que use el SII como un arma para combatir a sus adversarios políticos, es lo peor que le puede pasar a Chile. Puede ser que a mí me perjudique decir estas cosas, pero yo no tengo por qué aceptar que la gente crea que solo cinco personas, de las cuales cuatro son de la UDI, hayan hecho cuestiones incorrectas en esta materia”.

-¿Pero usted reconoce las responsabilidades de la UDI?
Por supuesto, si son delitos penales o temas tributarios, eso lo vamos a ver en tribunales. Ahora, lo que tengo claro desde mi punto de vista, que me acusaron que soy el financista de la UDI, que me acusaron de manejar una red…

-Que lo ha hecho de manera reiterada…
Mil cosas y no es más que lo que hay. Es una cantidad realmente ridícula respecto a lo que cuesta una campaña: 25 millones facturados a las empresas Penta cuando una campaña parlamentaria de un partido cuesta 2 mil millones.

¿Tuvo tiempo de reflexionar en el período que estuvo recluido en su casa?
Sí, reflexioné sobre el país. Tengo la sensación de que vamos por un muy mal camino. La Nueva Mayoría no es la Concertación, la Nueva Mayoría sostiene con mucha fuerza que Chile es un proyecto fracasado, que todo lo que pensábamos que era muy bueno, lo hecho en 30 años, esto que el mundo nos miraba con bastante admiración, que todo eso es un fracaso y una mentira porque hay desigualdad. Básicamente tienen centrado ahí su foco. Y como este modelo fracasó, hay que crear uno nuevo. Chile no es obra de una persona o de un grupo, Chile es un proyecto y un esfuerzo colectivo, Y eso significa algo respecto de lo cual nos sentíamos orgullosos muchas personas, desde Ricardo Lagos a la UDI. Y la Nueva Mayoría llegó a decir ‘que todo eso era un espejimo, que lo que importaba es que aquí había desigualdad, entonces como hay desigualdad, no importa que haya menos pobres’. Y creo que eso hoy día no representa el sentimento mayoritario de Chile.

-Pese al porcentaje que sacó la presidenta en la elección…
Pese a eso. Porque uno tendría que mirar las cosas con realismo. Si las encuestas le dicen que hay un 70 por ciento de rechazo y solo un 20 por ciento de apoyo, ¿es válido el 60 por ciento de los votos? En los anales de este gobierno, va a quedar la frase de la retroexcavadora, como si Quintana hubiera estado curado cuando lo dijo. Cuando en realidad sabía perfecto lo que estaba diciendo. Y la otra fue la de Eyzaguirre cuando dijo que le quitaba los patines al que los tenía. Cuando lo que había que hacer es tratar de darle patines al que no los tiene. Yo creo que el proyecto de la Nueva Mayoría no interpreta el sentir de la mayoría de la ciudadanía, y que esa mayoría obtenida en los votos básicamente es por el carisma de Bachelet. Y eso implica que si hacemos el análisis desde ese punto de vista, a mí no me hablen de gradualidad porque si me van a llevar a un despeñadero o un precipicio, no me digan que me van a llevar más despacio.

-Respecto a Bachelet y al gobierno, ¿cómo ha visto su desempeño y la forma en la que ha sorteado las crisis que ha tenido?
Este ha sido un muy mal gobierno. Por supuesto hay responsabilidad de Bachelet, del equipo que formó e incluso ella misma por su manera de ser, quiere asumir más responsabilidad cuando dice que los ministros hacen lo que ella les dice. Ahora, los partidos que la apoyan creo que también tienen una responsabilidad enorme. Pero el problema es la definición inicial, que no es compartida por la DC y creo que Bachelet está más cerca de Teillier que de Ignacio Walker. Pero al final ellos formaron este asunto, saben perfectamente dónde van. El temor que uno tiene cuando ve estos bloques, que uno ve que tienen diferencias entre ellos bastante grandes pero siguen unidos, el temor es que esto sea una especie de peronismo, que monopolizan un 60 o 70 por ciento del poder político. Están unidos por el poder, no van aflojar el poder. Mi llamado a la gente que no está en este bloque es que si no tenemos posiciones políticas claras, podemos ser tan irrelevantes como son en Argentina las fuerzas políticas que no son peronistas.

Pero la gestión de este gobierno no ha tenido nunca oposición.
En el Consejo Ampliado de la UDI se habló de esto y el acuerdo por lo menos de la UDI fue que nosotros como partido de oposición tenemos que ser muy claros, ojalá que ese nuevo referente que se está creando tenga claro cuál es el posicionamiento político que puede tener.

Pero a usted no le gusta eso de la Nueva Derecha o de refundar cosas.
La UDI no tiene por qué reinventarse para ser parte de algo. Pero es un esfuerzo de unidad que hay que apoyar, pero lo más importante es que ese nuevo referente tenga las ideas claras y el coraje político para enfrentar a quienes hoy detentan el poder y quieren pasar por encima de los que piensan distinto.

¿Y en este nuevo aire, cómo se sacan el mote de pinochetistas, conservadores, proempresarios…?
Hay gente que le gusta poner motes con aspectos que son negativos, pero por otro lado el ser un partido popular y que la gente capte que es así…

-¿De verdad cree que la gente capta que la UDI es un partido popular?
Sí, porque si uno va a las poblaciones o a las regiones, siempre se va a encontrar con gente de la UDI que no es de la cúpula. Gente que está dispuesta a salir, a dar la pelea, a defender sus ideas. Creo que esa trayectoria que hemos logrado hacer con una dinámica propia, lo vemos como un proyecto político que va más allá de los gobiernos.

EL MAMO Y LOS DD.HH.
Novoa dice que Manuel Contreras, el ex director de la DINA, le hizo mucho daño a Chile y al gobierno militar. “Y fue un enemigo de Jaime Guzmán, por lo tanto para la UDI -aun cuando no nos alegramos de la muerte de nadie- nosotros no podemos sino repetir lo que hemos dicho siempre: Él fue una persona que le causó un daño enorme a Chile”.

-Con estos hechos, siempre aparece el pinochetismo junto a la UDI.
Entendemos que nos quieran hacer daño político cuando se nos moteja así, lo que es preocupante en el tema de derechos humanos, sin perjuicio del legítimo derecho de las personas que han sufrido violaciones a los DD.HH. y que haya justicia, lo que preocupa y atenta contra esos conceptos es cuando los DD.HH. se transforman en una bandera política. Y que de alguna forma sean instrumentalizados y que al mismo tiempo impidan que algunos hechos del pasado estén en el lugar que les corresponde, como una parte negativa y dolorosa. Pero no pueden ser un factor permanente de división entre los chilenos. Tenemos la obligación de mirar la historia en su conjunto, con las cosas buenas y malas con responsabilidad de todos los sectores. Entonces lo que nosotros tenemos que hacer como país, es tener una visión de la historia, lo más objetiva y clara posible y no como una cadena que nos ate al pasado”.