piñera a1

No era cualquier subalterno, sino uno muy querido y de confianza. Santiago Valdés Gutiérrez, no sólo fue el administrador electoral de la campaña presidencial en 2009 y a la vez, en la misma época, gerente de Bancard, sino que además es hijo de Fabio Valdés, amigo desde kinder del exMandatario Sebastián Piñera.

Valdés padre, según publicó La Tercera hace unos años, refugió en casa de sus suegros en las Rocas de Santo Domingo a Piñera a mediados de 1982, cuando el empresario fue declarado, en medio de la crisis económica, reo por fraude e infracciones a la Ley General de Bancos en el caso conocido como Banco de Talca.

Por 24 días, Piñera no fue encontrado por la justicia hasta que un recurso de amparo frenó su detención. En esas crisis, y en otras, Valdés fue el soporte de Piñera y la relación entre ambos trascendió también a sus familias. En 2009, Magdalena Piñera Morel declaró que la amistad de su padre con Fabio era tan profunda que “sus hijos son como mis hermanos”.

De ahí que la determinación del fiscal Sabas Chahuán de pedir el miércoles ante el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago la formalización de 19 personas, entre ellas Santiago Valdés, otrora administrador electoral y gerente de administración de Bancard, en el marco de la investigación del caso Penta-SQM haya implicado una “bomba” para el exPresidente en dos frentes: el íntimo y el electoral.

Si bien en el círculo del gobernante prima la decisión de no opinar públicamente sobre el asunto y concentrar la defensa jurídica en Bancard -en la tesis de que si se separa el riel político del judicial la posible reelección de Piñera no se verá afectada-, cercanos al exjefe de Estado admiten que es un golpe “durísimo”.

Ello porque sobre Valdés pesan al menos dos testimonios recabados en Fiscalía: el del ex director ejecutivo de Chilevisión, Jaime de Aguirre, quien, como publicó The Clinic Online, aseguró que fue éste o Nicolás Noguera quien le sugirió “facturar fraccionadamente a diversas empresas que me indicaron” los $146 millones que Bancard le había pagado como bono en Chilevisión y que De Aguirre tuvo que devolver; y el del empresario José Cox, también amigo de Piñera y ex director de Bancard y Bancorp, quien explicó cómo su empresa, Asesorías e Inversiones Ilihue S.A, fue una de las que terminó contribuyendo con $20 millones a Inversiones La Música Limitada, de Jaime de Aguirre. Se trata de los fondos que pagaron el famoso bono de Chilevisión.

Cox aseveró que contrató a Bancard para una asesoría y que “al momento del pago, la gerencia de administración y finanzas de Bancard, por medio del señor Valdés, me solicita que el pago correspondiente a los servicios de esta asesoría ‘eléctrica’ se realizara a la empresa La Música, cosa que acepto y pago la factura a La Música con glosa correspondiente al servicio contratado”.

Otro flanco para Valdés -y por ende para Piñera- es el forward entre Mediterráneo Fondo de Inversiones, que opera a través de Bancorp, con CB Capitales del Grupo Cruzat que tuvo como contraparte a Penta y por la cual Piñera ganó en 2009 $ 49,9 millones.

A ello se suman 16 facturas, también de Bancorp, emitidas a SQM entre 2009 y 2010 por $ 340 millones y otro documento por $ 26 millones a la minera por parte de Vox Populi.

En total, hay $561,9 millones de Piñera en la mira de la Fiscalía.

Durante la mañana de este viernes, y una vez que recopilen todos los antecedentes, la gerencia actual de Bancard determinará si procede realizar una vocería sobre el tema.

EL CÍRCULO
DEAGUIRRE 02
“Puede ser muy frío, pero Piñera tiene afectos muy profundos. Los Valdés, padre e hijo, son de su círculo más íntimo y esto lo tiene mal, pero también está mal porque se suponía que no se iba a escalar hacia los ex presidentes, que ya se había acabado este desfile”, apunta un dirigente UDI que alude a una especie de acuerdo no escrito sobre que la investigación judicial de platas políticas no iba a llegar ni a la Presidenta Michelle Bachelet ni a ningún otro ex gobernante.

Otro parlamentario plantea que sería “extraño” que la situación de Valdés -que ha hecho uso de su derecho a guardar silencio- repercutiera en las opciones electorales del exPresidente “a no ser que alguno de sus rivales dentro de la Alianza lo torpedee. Desde afuera es más difícil porque los demás que están en carrera, Marco Enríquez-Ominami, el mismo Andrés Velasco, también tienen que responder por casos similares”.

Las dudas están centradas en el senador Manuel José Ossandón, uno de los críticos más fuertes de Piñera y que se ha referido reiteradamente a estos casos con la consigna de que “todos” deben dar la cara.

Fuentes de RN, en tanto, plantean que “si la mediática formalización de Penta, donde el fiscal Carlos Gajardo sacó del sombrero una acusación para involucrar a Piñera, no lo perjudicó, es porque esto no es tema para la gente”.

Esta fuente añade que en un escenario donde casi todos los dirigentes políticos están bajo sospecha, al menos “existe un buen recuerdo de la administración de Piñera, la sensación de ‘había más trabajo’, y eso repercute más a la hora de sufragar”.

EL NO CANDIDATO
Una de las definiciones que adoptó la derecha tras los sucesivos golpes judiciales fue abandonar el inmovilismo, comenzar a articular un nuevo referente -se ha hecho lo mismo durante años sin mucho éxito- y mantener a Piñera en agenda de presidenciable, aunque él insista en que no es candidato y el mensaje de sus cercanos sea que “no tiene tantas ganas”.

Como sea, el exPresidente ha tenido un despliegue amplio marcado no sólo por el estreno de la película sobre el rescate minero de los 33, sino también por actividades como el viaje que realizó a Argentina, junto a Andrés Chadwick, a principios de agosto. En la ocasión, además de asistir a un seminario, Piñera sostuvo una serie de reuniones políticas y conversó con su amigo Mauricio Macri, candidato a la presidencia.

Según cercanos a Piñera, éste quedó fascinado con la estrategia del “yolovoto” que instaló Macri en la web, twitter y en los muros de Facebook. Más que el desarrollo tecnológico, lo que Piñera buscaría imitar en Chile, si compite, es el despliegue del mensaje publicitario en formato mucho más económico que los tradicionales.

Ello si el exPresidente no resulta demasiado golpeado tras el anuncio de formalización del hijo de su mejor amigo.