Mario Waissbluth A!

“Estamos peligrosamente acercándonos al momento en que todas las reivindicaciones, de sindicatos, trabajadores del Metro, Transantiago, camioneros, profesores, contratistas, alumnos, o molestias por olores, se basan en la toma y en la paralización de servicios básicos para la población, como carreteras, metro, aeropuertos, universidades, o fuentes críticas de ingreso fiscal”, advierte el presidente de la fundación 2020, Mario Waissbluth, en una carta abierta que publica en su perfil de Facebook.

El experto en educación expone en el escrito sus argumentos para opinar por qué considera tan sensible el momento.

“La próxima semana es probable que paralice BancoEstado, uno de los gremios bancarios mejor pagados de Chile, si no se les acepta de antemano un bono de término de conflicto de 6 millones a cada uno. Eso es casi el doble de lo que ganan las parvularias en un año. Los bonos de término de conflicto en CODELCO son de a 20 millones…. o te paro la mina”, lanza Waissbluth.

En su opinión, ejemplo de la crispación, de la tensión latente en el momento país es que “a la CONFECH le importa un bledo la educación técnico profesional, y ni que decir de la educación preescolar. A las U del CRUCH les importa un bledo los alumnos de otras universidades e institutos”.

En la misma línea de lo que plantea como motivaciones individuales olvidando el bien común, grafica el caso de que “si una línea de tendido eléctrico pasa por mi comuna, paralizarla con manifestaciones es lo más gratificante, aunque la red eléctrica nacional quede cortada en dos”.

“Es como si todos sintieran que llegó el momento de subirse por el chorro de las exigencias y la crispación”, advierte.

“Ciertamente hay culpa de una atroz falta de liderazgo político, tanto en La Moneda como en los partidos”, opina, agregando que además de eso el modelo construido es segregador, es injusto, pero que eso no implica no compartir la responsabilidad.

” La responsabilidad colectiva por el país parece haberse esfumado, y cada grupo cuida sus propios intereses aunque quede la crema”.

“Creo que ya estamos al borde de jugar con fuego. Las cosas siempre se pueden poner mucho peor, como lo demuestra Brasil.
Trolléenme todo lo que quieran. Lo que es yo, ya tengo una grave preocupación por lo que está pasando en Chile y reivindico aquí mi derecho a expresarla”, cierra Waissbblut.