Sabas Chahuán

“Es cierto que no es todo lo amplia que uno quisiera, por la forma en que está redactada”.

Con estas palabras el fiscal nacional, Sabas Chahuán, se refirió a la querella que interpuso el Servicio de Impuestos Internos (SII) en torno al bullado caso SQM. La acción del órgano fiscalizador apuntó a SQM Salar, al operador político y dueño de Asesorías y Negocios SpA Giorgio Martelli, además del ex gerente general de la minera no metálica Patricio Contesse y el ex brazo derecho de MEO, Cristián Warner, entre otros.

La preocupación del Ministerio Público deriva en que la querella presentada por el SII apunta específicamente a los mencionados dentro del documento y no “contra quienes resulten responsables”.

Según consigna El Mercurio, el máximo persecutor sostuvo que “esta querella sirve para afianzar las formalizaciones que hicimos en su momento, y eventualmente para avanzar en la investigación contra dos personas nuevas que menciona, que hay antecedentes en la investigación; pero, claro, no es todo lo amplia que uno podría esperar”.

Pese a todo Chahuán aclaró que la fiscalía no tendrá limitaciones al momento de investigar “si hay hechos que puedan encuadrarse en delitos comunes”. En esa línea indicó que “creemos que en la medida en que los hechos hayan sido denunciados por el SII, aun cuando no se diga qué persona es, claramente la fiscalía debe, ni siquiera quiere, está obligada a investigar, y lo hacemos. O se daría el absurdo de que el SII tendría que denunciar un hecho diciendo quién es el responsable, y eso lo hacen los jueces”.

El abogado reiteró que la pega de la fiscalía es investigar cada vez que se puedan originar delitos tributarios, y que todos esos antecedentes los ponen en conocimiento del SII para que ellos puedan presentar querellas o denuncias. “Si ellos no denuncian ni querellan, la investigación por delitos tributarios no puede avanzar más. Pero si los hechos pueden encuadrarse en un delito común, nosotros seguimos adelante, como lo hemos hecho, imputando por apropiación indebida o fraude de subvenciones”, precisó el persecutor.

A su vez aprovechó de advertir que existe un proyecto de ley que si bien le da la iniciativa al SII para denunciar, “también, excepcionalmente la fiscalía podría actuar de oficio”.