oftalmólogo

Este sábado se dio a conocer una denuncia por redes sociales que apuntaba a los brutales actos de violencia que sufrió una asesora del hogar y una perrita lazarilla al interior de un ascensor por el doctor oftalmólogo Carlos Schiappacasse.

Luego de que el hecho escalara a tal punto de abrirse una investigación en torno al caso, la mujer agredida, Patricia Valdebenito, relató cómo fueron esos momentos posteriores al ataque al interior del ascensor de un edifició en Valpo.

En conversación con el diario Las Últimas Noticias, la asesora del hogar narró que “cuando subíamos hasta su piso (18) le dije que me iba a quejar con mi patrón. Y él me gritó con prepotencia: ‘¡Dile lo que quieras! ¡Cuando quieran los espero!’, me dio impotencia, quería levantarle la mano, pero no lo hice (…) llegué a mi piso y le conté a mi patrón lo ocurrido. En segundos, desde la puerta, y sin todavía terminar mi relato, llegó este señor. Le dijo que venía a pedir disculpas”.

En ese sentido Valdebenito aseguró que “no acepté las disculpas, porque las cosas no eran tan suaves como Carlos Schiappacasse se las estaba haciendo creer a mi jefe. Negó todo y después se fue como si nada”.

En ese preciso momento la asesora del hogar relató que bajó a buscar a Alai que todavía permanecía en el segundo piso donde Schiappacasse la lanzó. Después de eso se acercó a conserjería: “Le pedí al conserje que por favor me dejara grabar desde las cámaras de seguridad lo que había sucedido. Subí y le mostré el video a mi patrón. Él se enfureció. Al rato fuimos a Carabineros a dejar una constancia por agresión”.

Por su parte el oftalmólogo en cuestión entregó un comunicado oficial desde Miami en el que manifestó su “más profundo arrepentimiento, mi comportamiento no tiene justificación alguna”.

Al mismo tiempo explicó que “contextualizando lo ocurrido puedo decir que mi hija tiene fobia a los perros y desde que se abrió el ascensor comenzó a gritar (cosa que no aparece en el video porque no tiene sonido). Al entrar al ascensor sentí, por un momento, que su integridad física estaba en peligro y reaccioné de la manera irracional que lo hice”.

A renglón seguido afirmó que “no he estado ajeno a las consecuencias de mi actuar. Inmediatamente después del incidente fui a disculparme con la señora que venía en el ascensor, con el dueño del perro y con su señora. Pedí sinceras disculpas en reiteradas oportunidades, mucho antes de que este hecho excediera el ámbito vecinal”.

“He visto con mucha tristeza y preocupación todo lo que se ha dicho en las redes sociales y medios de comunicación. He involucrado a mi familia y a mis vecinos en una situación muy incómoda. Ofendí a una mujer trabajadora y a muchos que sienten cariño por sus mascotas”, indicó al mismo tiempo que ofreció “mil disculpas a todos quienes he podido afectar con esta conducta. No soy un maltratador de animales ni de personas. Solo soy un padre que, por un momento, perdió el control tratando de proteger a su hija y que, desde el primer minuto, he manifestado mi profundo arrepentimiento por lo ocurrido”.

Sobre el hecho cabe recordar que según la acusación presentada por la familia de las víctimas, Schiappacase ingresa junto a sus hijas a un ascensor en el que se encontraba Patricia Valdebenito, la nana de la familia junto a la perrita, la cual estaba correctamente sujetada a través de una correa. Al ver la presencia del animal “este tipo toma con mucha agresividad a la perra y la lanza fuera del ascensor. Luego de maltratar a la Alai se ensaña con la nana queriendo echarla del ascensor con una agresividad totalmente fuera de lugar y total fuera de sí”.

REVISA EL VIDEO COMPLETO CAPATADO POR LAS CÁMARAS DE SEGURIDAD