ejercito a1

La Cuarta Fiscalía Militar de Santiago, investiga un nuevo fraude en el Ejército, esta vez en la compra de toner para impresoras. El ilícito suma -hasta ahora- más de 378 millones de pesos.

En este caso se encuentran sometidos a proceso y en prisión preventiva el cabo Heriberto Cortés y el sargento Claudio Vergara en calidad de autores de fraude al fisco y falsedad, cometido en la Dirección de Finanzas (DIFE) de la institución. En dicha repartición ambos habrían usado mañosamente el sistema informático para operar con la empresa Tecnodata, quedándose con el dinero usando facturas falsas. De allí que se hizo parte el Servicio de Impuestos Internos (SII) por eventuales delitos tributarios y el Consejo de Defensa del Estado (CDE).

Si bien el cabo Cortés confesó en el expediente haber cometido delitos entre 2012 y 2013, reveló prácticas de generales, coroneles y comandantes que podrían constituir ilícitos, pero que hasta ahora la fiscalía no ha indagado.

Este proceso se liga al megafraude en la institución castrense revelado por este diario hace algunas semanas por miles de millones, a través del coronel (r) Clovis Montero, hoy detenido, quien llegó a ser el tesorero del Ejército. Este último hizo una serie de enjuagues con la empresa Frasim, de propiedad Francisco Huincahue. En la causa que se tramita separadamente en la Sexta Fiscalía Militar, aparece un tercer militar: el cabo Juan Cruz que gastó más de $ 2.000 millones en el casino Monticello.

Paso a paso

Los hechos ligados al toner-gate, se conocieron al interior del Ejército los primeros días de julio de 2014, cuando el coronel de la DIFE Marcelo Ortiz, encaró a Cortés por anomalías en facturas de la empresa Tecnodata. Cortés confesó de inmediato y el caso fue denunciado al tribunal castrense.

En la tramitación del proceso Cortés fue contando paso a paso cómo se realizaba el fraude, tanto en la fiscalía como ante el OS-9 de Carabineros a cargo de tramitar las órdenes de la autoridad perseguidora.

“Durante el año 2008 y siendo mi jefe el coronel (Clovis) Montero, vi cómo él manipulaba el sistema a su favor, realizando ciertos trámites por orden de él, trámites relacionados con el tema de facturas que en realidad los insumos no llegaban aprendiendo de esta forma cómo vulnerar el sistema y debido a que yo realizaba la gestión completa era fácil para mí vulnerar el sistema, esto principalmente con la empresa Tecnodata”, declaró Cortés en octubre pasado a la fiscalía.

Su compañero de andanzas, declaró, era el sargento segundo Vergara. Según dijo, en 2012 lograban manipular facturas, algunas falsas, y el negocio fue creciendo.

Cortés asegura que en 2012 llegaron a un acuerdo, “pagándole un 5% del monto de cada factura, debiendo hacer hincapié que eran montos pequeños de no más de $ 400 mil; lo máximo que pude haber hecho durante ese año es un millón de pesos, pero en el 2013 fueron montos más elevados, por lo que el sargento segundo Vergara me comenzó a cobrar un porcentaje mayor, 15 % y después 18% del monto de la factura”.

No fue todo, el 1 de octubre le contó a la fiscalía otra serie de maniobras. Fundamentalmente el pago por servicios inexistentes, dineros que iban a parar a los bolsillos del entonces general Jozo Santic Palomino. Este último, tal como lo reveló este medio, aparece en un audio hablando con el coronel Montero, en el marco del fraude de miles de millones al Ejército.

“El coronel (…) me ordenaba tramitar facturas del proveedor (…) por deudas que no existían, pero estos dineros iban destinados al general Jozo Santic, ignorando en qué utilizó éste los dineros”, apuntó el cabo.

En otro pasaje de su declaración reveló además: “Asimismo se desviaban dineros de otros ítems, destinándolos a almuerzos de 5 millones de pesos para los oficiales, los que eran organizados por el coronel (…) tanto por orden del general Jozo Santic (…) correspondiéndome en más de una oportunidad ir a dejar a su domicilio particular víveres y licores para sus comidas, ordenándome gestionar el pago de facturas al supermercado (…) por colaciones frías y en realidad los dineros iban destinados a sus comidas”.

Cortés aseguró también iba a la casa del actual director de Finanzas del Ejército, general Jorge Rojas Meissner a dejar canapés, tortas, saliendo el dinero por el supuesto pago de una factura a la comercializadora (…)”.

No sólo eso, también contó sobre plantillas falsas de rendición de viáticos que eran usados para comprar flores y chocolates. A lo anterior se suma el pago de dos magíster uno a los comandantes Sergio Rojas y Omar Jiménez, que se pagaron íntegramente en 2 cuotas. Incluso, cuando el general Jozo Santic pasó a retiro en 2013, se usaron fondos públicos para regalarle un IPAD de 8 GB. Al uniformado, dijo Cortés, no le gustó por la baja capacidad y debió ser cambiado por otro de 32 gigabytes. También fue pagado con fondos públicos.

Nueva indagatoria

La fiscalía interrogó a Julio Esquivel, el vendedor de Tecnodata con quien según Cortés, hacía los chanchullos de las facturas, repartiéndose el dinero en pleno centro de Santiago. Sin embargo, negó todo al ser interrogado por el fiscal militar. No fue procesado.

Igual situación ocurrió con el dueño de la empresa Miguel Ángel Rivera y su hija Tamara Rivera que también trabaja en la firma. Al ser consultado por este medio, el propietario de Tecnodata no quiso hacer comentarios.

Otro que podría haber participado del negocio es Danilo Alarcón, un empleado civil del Ejército del área informática de la DIFE. También descartó participación.

Atendido que estos últimos son civiles, el Ministerio Público Centro Norte abrió una investigación desformalizada.