mockeberg a1

El senador de la UDI, Juan Antonio Coloma y el diputado de RN, Nicolás Monckeberg, se pronunciaron respecto al Presupuesto 2016 y emitieron críticas respecto a los detalles anunciados.

En esa línea, Coloma señaló que “no cabe duda que este Presupuesto que nos acaban de presentar está lleno de letra chica, primero: no es tan austero cómo se decía. La Presidenta nos dijo que aumentaba un 4,4%, pero al final es un 6,6%. El aumento del gasto, que influye en la inflación, al final es mucho más de lo que se esperaba”.

Según recoge Emol, Coloma agregó que “de cada 4 pesos que se gastan, al menos 1 es para contratar nuevos funcionarios y lo que el país necesita es más inversión. Incluso el 80% de los recursos se va a gasto corriente y sólo el 1,6% se va a inversión. Y cuando se habla de gratuidad en la educación, el 80% de los más pobres no la van a tener”.

Asimismo, enfatizó que el Gobierno presenta una confusión respecto a las prioridades de las personas. Sotuvo que la Mandataria “dijo que iba a tener un realismo sin renuncia y que el Presupuesto sería austero. Sin embargo, en tres ministerios: Segpres, Segegob e Interior, se incorpora una nueva partida ‘estudio para una nueva Constitución’ por 2.836 millones de pesos. Como si eso fuera la primera prioridad de los chilenos”.

El diputado RN Nicolás Monckeberg también se refirió al tema y sentenció que: “Chile está pasando un momento complejo, no solo político sino que también económico y lamentablemente hemos visto las primeras señales de que este Presupuesto está mal enfocado”.

Añadió que “el Gobierno anunciaba una política de austeridad, teníamos que contener la inflación e incluso se habló de no reajustar los sueldos de las máximas autoridades, pero hoy nos damos cuenta de que el Gobierno se contradice y ha decidido gastarse más de 800 millones dólares en contratar nuevos funcionarios”

Finalmente, concluyó que “consideramos al menos sospechoso e inadecuado que el Presupuesto de bienes y servicios de consumo -que es el que se utiliza para la elaboración de estudios de opinión, encuestas y sondeos-, haya tenido un incremento del 100%. Si eran 2300 millones se aumenta a 4300 millones. Es curioso que en un año electoral el Gobierno que predica la austeridad ahora esté doblando los recursos para elaborar encuestas políticas”.