Logo Corpesca

La fiscal Ximena Chong investiga a un ex funcionario de la Subsecretaría de Pesca de la administración Piñera, luego que se descubriera una cadena de correos, donde el empleado estatal mantiene conversaciones “reservadas” con el ex gerente general de Corpesca, Francisco Mujica, actualmente querellado por el CDE por el delito de soborno.

Según los antecedentes que constan en la carpeta de investigación, se trata del Maximiliano Alarma, quien ocupó el cargo de Jefe División de Administración Pesquera de la entidad desde 2010 hasta poco después que Bachelet asumió como Presidenta.

La fiscalía, a raíz de estos mails, decretó diligencias y solicitó una serie de actas de la Comisión Nacional de Pesca, donde se trataron los temas a los que alude Alarma en sus correos para hacer cruces de información y -eventualmente- acreditar un posible ilícito.

Calladito, calladito

El primer email enviado por Alarma a Mujica data del 13 de enero de 2011. En él escribe sobre la reunión de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORP) que se realizaría en Cali, Colombia, donde se analizarían las cuotas de jurel de Chile.

Alarma le cuenta a Mujica que se realizó un encuentro en la Cancillería sobre el particular, donde participaron distintos gremios pesqueros. También le explica cuál sería la planificación para dicho encuentro internacional.

Le insiste en que es posible que las cosas no vayan bien para la industria pesquera nacional, por lo que “el norte”, es decir Corpesca y las otras empresas de la zona deben tener “representación relevante en la reunión de Cali”.

El mail tiene también otro contexto: las pesqueras del norte de Chile mantenían con las de Sur, una pugna sobre las cuotas de captura del jurel hasta ese momento vigentes.

“El subsecretario (Pablo Galilea, RN) está claro de lo que significaría esto, pero conociendo que asistirá (a la convención) Sonapesca y Asipés y las diferencias de opinión que ustedes tienen, me preocupa que no exista equilibrio empresarial”, escribió Alarma desde su mail privado.

Y a renglón seguido advirtió: “Mucho agradeceré mantener en absoluta reserva este correo, en atención a que nadie sabe que te estoy entregando este tipo de información”.

Al día siguiente de esta comunicación, Mujica le solicita a Alarma instrucciones sobre cómo operar en Cali, y le pide nombres para que “el norte” tenga mayor presencia.

Segunda parte

El 13 de marzo de 2011, Alarma envía otro mail a Mujica, esta vez relatándole los pormenores de una reunión que sostuvo Galilea con las pesqueras del sur de Chile.

En la comunicación digital desde su mail privado escribe, para dejar claro el tenor de la materia: “reservado”.

“No sé si estarás enterado de que Sonapesca se reunió con el subsecretario para pedirle acciones conducentes a unificar las unidades de pesquería del jurel. Me dijo que te llamaría para informarte de esta solicitud (…) Si no te ha llamado Pablo Galilea, pronto lo hará para comentarte este hecho”, redactó Alarma.

Mujica fue inquirido por la fiscal Chong respecto a por qué Alarma usaba la expresión “reservado” en estos mails.

El ex gerente general de Corpesca respondió: “Es lo que a mí se me ocurre, para explicar el porqué de la reserva, ya que me informa de comunicaciones privadas sostenidas entre la subsecretaría y la gente de la VIII Región, donde se nos excluyó (…) A Maximiliano Alarma lo conocía desde antes (…) Es una persona muy profesional y muy íntegra”.

“Este gallo”

Este diario contactó a Alarma respecto a sus dichos en los correos electrónicos. El ex funcionario, reconoció lo escrito.

Respecto a la reunión que se produjo en la Cancillería, dijo que no se trataba de un encuentro privado y que en ella concurría “todo el sector pesquero”.

Consultado sobre cuál fue la razón de que el mail debía mantenerse en “absoluta reserva”, explicó: “Yo le voy a decir por qué. Si la gente de Asipés y Sonapesca saben que yo le estoy informando eso a Pancho Mujica, van a decir, claro este gallo está actuando en contra de nosotros”.

“Lo único que le digo que mantuviera reserva, para que apareciera que la decisión de que él fuera a Cali que naciera de él, de los intereses propios”, aseveró.

Hay que recordar que junto a Mujica, también está querellado el senador UDI Jaime Orpis por cohecho y malversación, ya que recibió más de 260 millones de pesos de Corpesca, los que fueron justificados con boletas ideológicamente falsas proporcionadas por sus asesores y familiares de éstos.

Orpis además enfrenta un juicio de desafuero solicitado por el Ministerio Público por los ilícitos de cohecho, fraude al fisco y lavado de activos.