lizanatwitter
-No somos amigos con Eliodoro Matte porque yo no tengo tanta plata, recuerde que yo fui el único presidente Pyme de la Sofofa-, aclara el exdirigente entre 1993 y 1997, y consejero emérito de la Sociedad de Fomento Fabril, Pedro Lizana, segundos después de dar cuenta de que le cree al líder del clan Matte su versión respecto de que desconocía el plan de colusión que por una década desarrolló CMPC tissue en Chile, en alianza con SCA, y por el que hay además investigaciones en curso también en Colombia y Pérú.

Lizana -quien vivió en 2013 su propio escándalo cuando la Superintendencia de Seguridad Social lo removió junto a otros tres directores de la caja de compensación 18 de septiembre-, asevera que “lo más probable es que esto haya sido responsabilidad de dos o tres personas de segundo o tercer nivel”.

Pero estamos hablando del Gerente General de CMPC Tissue, Jorge Morel Bulicic. Y además renunció por este caso Arturo Mackenna, ex gerente general y ex director de Empresas CMPC.
Sí, pero cuando Matte dice que él no sabía, por la relevancia y la historia que ha tenido la papelera en Chile, yo le creo.

¿Aunque se haya revelado un acta en que se felicita a Morel por haber hecho crecer la empresa?
Aún así, se le felicita porque esa era su función, no porque se sepa esto otro.

¿No es un poco perverso estos bonos que reciben los ejecutivos por hacer crecer la empresa?
No, porque eso no es una indicación para ser antiético. La ética es responsabilidad individual.

Hace unos días, Jorge Awad planteó que sólo sería creíble lo que plantea Matte si se querella contra los ejecutivos, cosa que no ha sucedido.
No sé cómo habrá sido la desvinculación de las personas involucradas, pero yo le creo más a Matte que a Awad.

¿Por qué?
Por la trayectoria empresarial, como se han desarrollado como empresarios.

¿Usted cree que Eliodoro Matte es un buen empresario?
Por cierto, la papelera es un ejemplo para Chile en cuanto a la seriedad con que se maneja.

¿Y cómo se explica entonces este caso? Matte adujo que podía deberse a estos bonos que se entregaban por cumplimiento de meta, ¿no habrá ahí un incentivo perverso?
No, porque el vendedor tiene como meta vender más, ahora, hay que controlar que eso se haga de acuerdo a las reglas.

La Sofofa discrepa de usted. En una decisión inédita suspendió a los Matte.
Es pésima la decisión de suspender a la Papelera, porque se trata de un caso que está en proceso de investigación y por lo mismo no se puede opinar hasta que se termine ese proceso. Opinar antes es estar interfiriendo en el desarrollo de la investigación.

¿Se pone en duda, a su juicio, la presunción de inocencia?
Claro, fue una decisión precipitada. Si la decisión hubiera ido al Consejo General -no fue ahí sino al comité de ética-, no se hubiera aprobado la suspensión.

¿Cree que se pueda revertir en otra instancia?
Es bastante difícil que se revierta, el punto es que no debía haberse tomado una decisión así. Porque suponga usted que los responsables fueron tres o cuatros ejecutivos de segunda y tercera línea, que fueron despedidos. No es lo mismo decir “la papelera” que algunos ejecutivos.

¿Influyó la presión ciudadana a través de redes sociales?
Claro, como se ha armado un escándalo tan grande cuando aún no hay ninguna resolución.

Es que da para escándalo, ¿o usted cree que no?
Hay una cosa que no cuadra con estos cargos de colusión. Chile es una economía abierta, luego puede importar quien quiera lo que quiera. Y precisamente, los precios internos en productos transables como éste, se regula por los precios de importación. Si los precios fueran exagerados, alguien habría importado más. Y eso no es así, hay pequeñas importaciones, no calza.

¿Dice que los precios no estaban sobredimensionados?
Claro, se habla de colusión interna, pero es extraño que estos precios no excedan los costos de importación. Comparado con el precio internacional, están ahí. Y la papelera no controlaba la importación.

La indignación no es sólo por la papelera, está el caso de las farmacias, de los pollos.
Exactamente. La gente tiene razón en indignarse en casos como el de las Farmacias, donde se trata de productos no transables, porque para importar un remedio se requieren un montón de trámites en el ISP, hay trabas. Por eso es grave lo de las farmacias.

¿Y lo de los pollos?
Lo de los pollos no lo conozco en detalle, pero se han importado pollos. Lo de las farmacias es lo más grave.

¿Cómo la Sofofa puede controlar que estos casos no se produzcan entre sus asociados?
Llevo como 35 años de consejero y creo que un gremio no puede interferir, puede tener opinión, pero no puede tener control.

La impresión que queda es que los empresarios son pillos, corruptos.
La percepción pública los cataloga mal. Pero si uno lo mira en perspectiva, hay una docena de casos y hay 800 mil empresas, así es que la cosa no es tan así. Desgraciadamente se personifica en los empresarios, pero lo relevante son las empresas, donde están los trabajadores, los clientes, el Estado que saca también utilidades y los empresarios. Es una estructura que existe y que hay que defender, porque hace que el país crezca. Entonces eso de vilipendiar a los empresarios que producen la riqueza es injusto y fuera de foco.

A este desprestigio, ¿cree que contribuye la oposición a reformas como la laboral?
Los empresarios hablan por los efectos que tienen en su rubro esta institucionalidad laboral que tiene un montón de defectos además de los señalados de darle más poder a los sindicatos. El sindicato más poderoso es el pleno empleo, eso le sube los ingresos a los trabajadores. Si una familia tiene a una persona empleada y otro integrante consigue empleo, la situación de ese grupo mejorar en un 70% u 80% de un día para otro. La institucionalidad laboral no favorece el aumento del empleo; ni la capacitación; ni el aumento de los ingresos; ni el equilibrio en la relación laboral. Mire usted lo que pasó en el Registro Civil, ¿qué pasaría si ese poder lo tuviera el gremio de conductores? Se para Santiago entero.

¿Cree que el otorgar más derechos a los trabajadores no es compatible con el crecimiento?
Si se le da poder absoluto a una de las partes, en este caso los sindicatos, se perjudica a la empresa, eso es así.