Julio Ponce Lerou A1

Las acciones serie B de la Sociedad Química y Minera de Chile (Soquimich) se transaban en la Bolsa de Comercio de Santiago con un alza superior al 5% en 14.100 pesos a las 10 de la mañana y las de Oro Blanco se empinaban por sobre el 15% al mediodía, según se advierte en el sitio de la plaza bursátil que muestra en tiempo real el devenir de los papeles en el mercado.

La reacción por los títulos de la minera no metálica, que este año ha hecho noticia por el bullado caso del financiamiento ilegal de la política, no es arbitraria. La razón, el hecho esencial enviado por Oro Blanco anoche a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) en donde se informa que  “el directorio aprobó la contratación de los servicios, en carácter exclusivo y por el plazo de doce meses, del Banco Itaú Argentina S.A. como asesor financiero”.

Oro Blanco es una de las llamadas Cascadas de SQM por medio de las cuales el empresario Julio Ponce Lerou, hoy fuera de los directorios de la minera, controla la compañía que explota el litio.

Según la versión del Pulso, esto, en los hechos, podría una señala de que Ponce finalmente separara sus destinos de SQM, empresa a la que ha estado ligado por tres décadas.

En el hecho esencial enviado a la SVS, Oro Blanco explica que las tareas de esta asesoría de Itaú consisten en “analizar alternativas estratégicas en relación con sus acciones en Pampa Calichera y la búsqueda de terceros que pudieran tener interés en dichas acciones”.

“El directorio de la sociedad no ha tomado ninguna decisión relevante de inversión o desinversión respecto de sus activos”, esto “será precisamente objeto de la asesoría contratada”, se lee además en el documento enviado el regulador del mercado de capitales.

Si Ponce vende es la pregunta que inmediatamente salta entre los analistas.

Pulso consigna que ejecutivos de bancos de inversión apuntan que como primera instancia Julio Ponce buscaría una asociación, pero que de no conseguirla está dispuesto a vender, aunque no a cualquier precio.

Lo cierto es que luego de que estallara el caso del financiamiento irregular, derivado de Penta, Ponce ha ido saliendo de la primera línea de la minera, primero con la renuncia a la presidencia, que encabezó por 28 años, y ahora frente a una posible venta de acciones, lo que podría implicar dejar de controlar la firma que hoy mantiene un litigio con Corfo por el Salar de Atacama.

Cabe recordar que de acuerdo a la investigación de la Fiscalía, SQM -reconocido por la propia firma- habría derivado unos 11 millones de dólares a financiar campañas políticas, tanto en el oficialismo como en la derecha.