“A mí no me gusta hablar de los dirigentes, me metieron 50 querellas, tuve que pasar 10 años en los tribunales. A mí me gustan los jugadores de fútbol y no las personas que no han tocado un balón y usufructúan con algo de lo que no les pertenece”.

Las palabras fueron parte de lo que dijo el fallecido comentarista deportivo Eduardo Bonvallet, cuando en el programa Mentiras Verdaderas de la Red habló del escándalo de los sobornos en la FIFA, antes de la Copa América que se realizó en Chile.
Junto con revelar aspectos desconocidos de los dirigentes del fútbol sudamericano, entre ellos Eugenio Figueredo -el uruguayo que ocupó brevemente el cargo de presidente de la Confederación tras la salida de Nicolás Leoz-, el “Gurú” aseguró que la investigación que levantó Estados Unidos contra la FIFA fue producto que se le había ofrecido el Mundial al país del norte y que Blatter se los dio a Rusia y Qatar.

“No costaba nada, no la saben hacer… ellos jamás pensaron que iban a ser atacados. Por ejemplo, el Gobierno de Chile no se puede meter en la ANFP, la ANFP es un Vaticano chico en Chile, es una embajada. Porque si se mete viene la FIFA y castiga al fútbol chileno (…) era intocable la FIFA y el gobierno de Estados Unidos le dijo ‘ustedes no son intocables, los intocables somo nosotros, pa’ dentro”.

“Jadue tendría que dar un paso al costado, esa es mi opinión”, manifestó Bonvallet.