Álvaro Corbalán

A cuatro días de haber sido trasladado desde el penal Punta Peuco hasta la Cárcel de Alta Seguridad, el ex CNI Álvaro Corbalán está visiblemente descompuesto y demacrado, afirmaron los abogados que han podido verlo.

Según consigna El Mercurio, uno de los abogados indicó que el traslado al nuevo recinto penitenciario fue tan rápido y sorpresivo que el hombre amante de la noche no tuvo tiempo ni siquiera para guardar sus medicamentos y su cepillo de dientes.

De acuerdo a la publicación del matutino, Corbalán optó por no salir más al patio de la cárcel debido a las pifias y ofensas con las que se encontró a su llegada al recinto, sin embargo, según señaló la defensa del ex agente de la CNI a The Clinic Online, él no querría bajar del cuarto piso en el que se encuentra debido a serias amenazas recibidas por parte de otros internos.

Gendarmería advirtió a los abogados que la cita que sostendrían con Corbalán debía efectuarse bajo la presencia de un gendarme, sin embargo estos le contestaron que en ningún reglamento lo obliga y que de hecho estaban atentando contra el secreto profesional. Por esta razón es que sólo un efectivo los vigiló tras un vidrio.

Cabe decir que en dicho encuentro Corbalán apareció con un escrito que apunta a sus argumentos para rechazar tajantemente su traslado, hecho que califica como “absolutamente fuera de reglamento”.

A su vez señaló que la decisión adoptada por el Gobierno es “absolutamente desproporcionada”.

En cuanto a ser sorprendido por tercera vez con un celular, Corbalán criticó que hay muchos reos que reciben estos aparatos al interior de la cárcel “para estafar y hacer el cuento del tío”, mientras que en su caso “los usaba para hablar con mi familia y no para delinquir”.

El matutino publica también que Corbalán trabaja en un discurso con motivo de los 100 años de natalicio del dictador Augusto Pinochet. En este escrito el ex agente CNI detallaría todo lo que está viviendo y sintiendo tras su traslado, así como también sostener que quizás otros internos del Punta Peuco sean llevados hasta otras cárceles.