José Antonio Gómez

El ministro de Defensa, José Antonio Gómez se refirió esta mañana a la publicación realizada esta jornada por The Clinic Online y que tiene relación con el hallazgo de cocaína en un container que transportaba “cajas de transmisión de vehículos acorazados” del Ejército, enviado por Famae a la firma Ruag Defense para ser reparados.

Según consigna el diario La Segunda, el secretario de Estado aseguró que “hemos hecho todo lo que corresponde” para aclarar el asunto, y de paso afirmó enfáticamente que “los antecedentes que tenemos son que en Chile se hicieron entrega de estos motores a una empresa privada, esa empresa privada los incorporó a un container, ese container posteriormente fue abierto…”.

En esa línea confirmó lo publicado por The Clinic Online en cuanto a que la carga que salió desde Valparaíso con destino a Basilea, Suiza, tuvo una escala por el puerto de Callao en Perú, donde se sospecha podría haber sido cargada la cocaína. Despues de este sitio el container pasó por Rotterdam, Holanda.

Pues bien, Gómez admitió que el container “estuvo en Perú un par de días y posteriormente se fue a Holanda y lo que se encontró en esa instancia fueron los sellos adulterados”.

Al ser consultado derechamente por si los sellos habrían sido adulterados en Perú, el ex ministro de Justicia contestó que “no tenemos ningún antecedente respecto a ese punto… sólo hago mención de que en Chile fueron entregados como corresponde y posteriormente se encontraron los sellos adulterados en Holanda”.

En cuanto a la existencia de un posible espionaje por parte del país vecino, el ex candidato presidencial en primarias del bloque oficialista lo desestimó argumentando que no existen antecedentes al respecto, y que “la preocupación es que se produzcan estos hechos y por eso hemos actuado rápidamente”.

Los hechos fueron confirmados a este medio por Famae, donde se aseguró que además se instruyó un sumario administrativo para determinar si se cumplieron los protocolos internos para la entrega de la carga.

Asimismo, se indicó que los antecedentes pasaron a manos del Consejo de Defensa del Estado (CDE) para la presentación de una eventual querella criminal, a través del oficio 1281 del 2 de noviembre y firmado por el subsecretario de Defensa Marcos Robledo.

En un comunicado de la entidad que respondió al requerimiento de este diario, Famae expresó su “más enérgico rechazo a este acto delictivo” y reiteró su ánimo de colaborar en lo que sea necesario en la indagatoria del Ministerio Público, para que se “determine cuanto antes” a los responsables del ilícito.

En la Fiscalía Oriente, en tanto, se informó que el caso quedó en manos del perseguidor penal de Ñuñoa Gonzalo Monterríos. Este último ya decretó una orden de investigar a la Brigada Antinarcóticos (Briant) de la PDI Sur, a cargo de Marco Mercado.

Fuentes de la entidad indicaron que el informe de la PDI debiera ser evacuado en las próximas semanas.

En este tipo de investigaciones siempre existe colaboración internacional, por lo que es posible que se requiera información a Perú sobre el hecho y que Suiza la solicite a Chile, ya que el container tiene como “puerto de origen” Valparaíso.