Cámara de diputados A1

Una auditoría externa llevada a cabo por la consultora Ossandón & Ossandón al tema contrable de 2014 de la Cámara de Diputados detectó un “registro inadecuado de préstamos otorgados a diputados”.

Según consigna El Mercurio, entre las principales observaciones de este estudio destacan “debilidades significativas en el sistema de control interno, tales como no registro de obligaciones y servicios ejecutados en el periodo 2014 y registrados en el periodo 2015, depósito no contabilizado por M$ 574.798 y registro inadecuado de préstamos otorgados a diputados por parte de la Cámara de Diputados”.

En cuanto a estos famosos préstamos, llamados en el informe “Otorgamientos de préstamos”, se planteó que “dentro de la revisión al control interno al 31 de diciembre de 2014 detectamos préstamos otorgados a un señor diputado en el período 2013 y además dos préstamos otorgados en el período 2014, los cuales son descontados en 28 cuotas sin ningún reajuste”. El matutino precisó que dicho parlamentario tiene 6 créditos que llegan a la cifra total de 44 palos.

El trabajo realizado por la auditoría externa expone a los parlamentarios como si fueran números para aclarar los préstamos que han recibido. En esa línea dice que el diputado 1 recibió 18 palos, el diputado 2 hizo lo propio con 12 palos, el diputado 3 obtuvo 24 millones, el diputado 4 recibió 6 millones y el diputado 5 200 lucas.

De acuerdo a El Mercurio, se prestaron 104 millones a un parlamentario PPD, dos DC, un UDI, un PS y un RN.

Entre las conclusiones aparece el hecho de que “creemos importante analizar si de acuerdo a los estatutos de la institución existe la facultad de otorgar préstamos a los señores diputados, ya que de alguna manera se está haciendo uso de un presupuesto en el cual no existe asignación”.

Además se expuso que “el registro contable de esta transacción es erróneo y poco transparente, ya que al otorgar el préstamo se registra como un gasto, y no como una cuenta por cobrar a un tercero, lo que dificulta el control de ésta”.

Otro dato que publicó El Mercurio sostuvo que el informe fue enviado a la Comisión Revisora de Cuentas de la Cámara el día 11 de agosto de 2015, pero la última sesión que registra fue el 29 de julio.

La auditoría detectó otra serie de riesgos, como por ejemplo que “la omisión de activos en la contabilidad produce el riesgo de no contar con toda la información relativa a los recursos disponibles en los estados financieros de la corporación, además de la existencia de posibles situaciones de errores y/o irregularidades sin que la administración pueda detectarlas”.

Por su lado se hacen dos consejos: “Analizar si existe la facultad para otorgar este tipo de préstamos, y si es así, definir quién lo autorizará y cómo se definirán número de cuotas y reajustes”, e”instruir a que el registro contable sea el adecuado, revelando como una cuenta por cobrar los préstamos otorgados”.

En el documento la Administración de Cámara señaló que “se tomarán los resguardos contables para dejar debidamente reveladas estas deudas por recuperar”.