Rincón

A los habituales ministros presentes en el Comité Político, hoy se sumó la Ministra de Trabajo, Ximena Rincón. La misión de la secretaria de Estado era informar a los presidentes de partidos de la Nueva Mayoría que el Gobierno se autoimpuso un plazo máximo de 48 horas para lograr un acuerdo que permita aprobar la Reforma Laboral, según informa el diario La Segunda.

El presidente del PPD, senador Jaime Quintana, tras el Comité, comentó que “entre hoy mañana se resuelven las indicaciones al proyecto de reforma laboral. El gobierno quiere despachar el proyecto en enero”, tal como era el plan original.

En esa misma línea, el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, confirmó la premura: “Hoy y mañana habrá ronda de consultas para resolver con un acuerdo. Se resuelve de aquí a 48 horas”, aseguró.

El apuro del Gobierno coincide con el compromiso que la reforma sería despachada antes del término del año legislativo, -junto a otros seis proyectos que tienen prioridad-, y también con el llamado que hizo la presidenta de la CUT para no seguir obstaculizando su tramitación y aprobarla durante enero. Figueroa, la semana pasada, cortó relaciones con el titular de Hacienda, Rodrigo Valdés y con la Ministra Rincón, y solicitó audiencia con la Presidenta Bachelet.

El nudo de conflicto está en la DC. Algunos senadores de ese partido -Andrés Zaldívar, Jorge Pizarro, Patricio e Ignacio Walker y Manuel Antonio Matta-, están por flexibilizar el proyecto que salió de la Cámara de Diputados, sobre todo en lo relativo a la huelga efectiva, por eso buscan promover las adecuaciones necesarias de la empresa, a lo que se oponen los también senadores de ese partido, Pedro Araya y Carolina Goic, junto al resto de los senadores de la Nueva Mayoría y los diputados oficialistas, porque consideran atenta contra los acuerdos programáticos.

La derecha, en tanto, ya advirtió que impugnará la reforma laboral ante el Tribunal Constitucional, tal como sucedió en la glosa de gratuidad.