pepe auth a1

 

“La influencia del PC en el gobierno es mayor que el aporte real que hace en parlamentarios y votos”, expresa el diputado del PPD, Pepe Auth, en una entrevista con la Tercera.

Según plantea, esa opinión se la ha hecho ver a algunos ministros, advirtiendo que “mi impresión, mi shock por la importancia desproporcionada que se le da a algunas de sus opiniones. Es un problema que tiene el gobierno y sería ciego desconocerlo. Por ejemplo, la anulación de la Ley de Pesca: es gravísimo que el gobierno le deje a un partido abrir un camino que no solo está fuera del programa, sino de la filosofía política de la coalición”.

Auth agrega además que “el gobierno tiene un diagnóstico equivocado porque actúa pensando que al ser el partido más nuevo, el único distinto a lo que era la Concertación, la fragilidad de su permanencia es mayor. ¡Está equivocado! porque el PC ha participado tres veces en un gobierno: la primera terminó prohibido y relegado y la segunda terminó muerta su dirección, con exilio y 17 años de dictadura. El PC no se puede permitir una tercera participación en el gobierno sin éxito. Por lo demás, en lo grueso se han cuadrado con el gobierno, pero en la medida en que el gobierno va perdiendo fuerza, se van soliviantando, que es por lo demás lo que le pasa a la Cámara completa y al Senado: empieza el cálculo y la disposición a disciplinarse retrocede en favor del gesto a la galería”.

El experto electoral también ahonda en la pugna suscitada al interior del oficialismo entre el PC y la DC.

“Yo veo en este intercambio DC-PC una falta de límites en el trato grosera. Nunca me habría imaginado que Teillier, con su perfil, le echara bencina a la fogata. Lo trataron de sectario y cerrado y el trató de golpista y corrupto. Lo primero es una crítica fuerte pero política, y pasa a una crítica descalificadora. Eso da cuenta de cuán seguro y empoderado te sientes”.

Al ser consultado si ese escenario le preocupa, responde que “se ha generado un desequilibrio y lo he visto”.

En ese punto, añade que “hay instancias en que me ha tocado participar con el gobierno de las que salí choqueado por la relevancia que ha tenido el discurso y la posición comunista, a veces casi con efecto de veto. Porque cuando un gobierno le teme a su coalición o a una fuerza, a dos o tres, es el comienzo del deterioro definitivo”.

Acerca de que si este temor radica en que perder al PC sería distanciarse de los movimientos sociales, dice que ”en mi diagnóstico, y esto es muy gráfico en educación, el gobierno se enfocó desde el inicio en responderle a los dirigentes estudiantiles y no a los apoderados y las familias, y la gente en su casa siempre será más importante en una democracia que la gente en la calle”.