piñera A1

El ex Presidente, Sebastián Piñera, negó de manera tajante haberse reunido con la plana mayor de SQM o su gerente general (Patricio Contesse), para incluir el polémico artículo de invariabilidad que favoreció a la minera no metálica. Es más, el ex Mandatario insistió en que tampoco habló con Pablo Longueira en 2010 quien -cuando era senador- se coordinó con Contesse para modificar la Ley del Royalty en su beneficio.

De esta manera, Piñera respondió a la pregunta formulada el pasado 22 de marzo por el fiscal regional de Valparaíso Pablo Gómez, en calidad de testigo, en el marco de la investigación por cohecho en contra de Longueira y soborno contra Contesse, quienes serán formalizados en los próximos días por esos delitos, respectivamente.

Gómez lo inquirió así: “¿Conversó con algún dirigente empresarial del Consejo Minero, ejecutivo de alguna minera, con algún político o personas sobre la mejor fórmula del IEM (Impuesto Específico a la Minería)?”

Piñera explicó que por la investidura que ostentaba ese 2010 se reunía y conversaba con “mucha gente”, que asistía a las cenas de la Sofofa, el Consejo Minero “y participaba en los seminarios que organizaban”.

Sin embargo, a renglón seguido, explicó: “no recuerdo haber hablado con el senador Pablo Longueira de esta materia, pues esa tarea era de los ministros, en cuanto a conseguir los votos para la aprobación de la ley”.

Insistió además que jamás había tomado contacto con empresas del rubro, distanciándose de Longueira cuando se tramitó la ley en 2010.

“Tampoco tomé contacto alguno, en esta materia con miembros del directorio de SQM o con su gerente general. En este contexto, definitivamente no. No lo hice con ningún ejecutivo de ninguna empresa chilena”, aseveró.

Giro inesperado

Del tenor de las preguntas del fiscal Gómez se colige que apunta a sus dardos a que Longueira actuó con colores propios mientras era senador en 2010, hecho que cruza con los aportes de SQM a través de una serie de sociedades, incluso hasta 2015, que suman más de $ 730 millones, tal como lo reveló un informe de la minera no metálica.

“¿Algún ministro, funcionario o parlamentario le señaló que esta era una propuesta del senador Longueira y/o promovida por Soquimich?”, siguió el perseguidor penal.

Acto seguido, Piñera fue enfático: “Ningún ministro tenía conocimiento de aquello. Entiendo que el correo que Longueira le envía a Larroulet lo hace mención ninguna a su origen o a la intervención de algún ejecutivo de SQM en su redacción”.

En un giro quizás poco esperado por Piñera el fiscal lo interrogó sobre el fideicomiso ciego que hizo antes de asumir como Presidente en 2010 y algunas de sus empresas vinculadas también a operaciones ilegales de SQM.

“¿Desde cuándo operó, respecto de usted, la figura del fideicomiso ciego. En qué consistió y cómo se materializó?”, consultó Gómez.

Piñera explicó que en 2009 realizó la figura financiera, aún cuando no estaba obligado por ley en esos años.

“Yo tomé la decisión voluntaria de establecer un fideicomiso ciego, traspasando la administración de todos los activos financieros que estaban en Chile a instituciones financieras chilenas, reguladas por la SBIF o por la SVS para que (…) administraran y tomaran las decisiones de inversión, con la condición esencial de no informar ni a mi persona ni a nadie vinculado a mi respecto de estas decisiones”, declaró el ex Mandatario.

A mayor abundamiento, Piñera aclaró que por “esa misma fecha” renunció a todos los directorios “y poderes que tenía en varias empresas ligadas a mi familia (…) y dedicarme íntegramente a la campaña presidencial del año 2009”.

En su declaración Piñera mencionó que aún cuando había renunciado a todas las empresas, sí aseguró que es accionista en las empresas Bancard y Bancorp, “sin participar en su administración desde abril de 2009 hasta el día de hoy”, reconociendo que se dedican a las “inversiones tanto financieras como reales y a las asesorías financieras”.

Inquisitivo, Gómez volvió a la carga y preguntó a Piñera si sabía que SQM había pagado asesorías precisamente a Bancorp, como también facturas a la sociedad La Música del ex director ejecutivo de Chilevisión Jaime de Aguirre.

Sin ahondar, Piñera insistió en su punto: al dejar cualquier relación con sus compañías, indicó, “no tengo información directa de estos hechos”.

Gómez hizo la consulta a Piñera en esta oportunidad y en calidad de testigo, es decir Piñera no podía mentir ni guardar silencio, beneficio que sí tienen los imputados. Hay que recordar que el ex gerente de Bancard en 2009, ex administrador de su campaña, Santiago Valdés, está formalizado por la fiscalía como autor de delitos tributarios, querellado por el SII por usar facturas de diversas empresas -Vox Populi, La Música- en favor de SQM.

Existe también, tal como informó este diario, una operación “forward” entre Mediterráneo Fondo de Inversiones, que opera a través de Bancorp, con CB Capitales del Grupo Cruzat que tuvo como contraparte a Penta y por la cual Piñera ganó en 2009 $ 49,9 millones.

De acuerdo a la versión que la fiscalía entregó en octubre de 2015, existen más de 500 millones que ligan a Piñera con las operaciones.