Emma Morano nació en Italia el 29 de noviembre de 1899, pocos días antes del cambio de la centuria, de una época que estuvo marcada por revoluciones, dos guerras mundiales, el nazismo, el régimen de Stalin en Rusia, la guerra fría. Emma vio todo eso y más, Emma es hoy, a sus 116 años, la única persona que habita el mundo cuya existencia ha transitado por tres siglos distintos.

La semana pasada aún compartía ese récord con la estadounidense Susannah Mushatt Jones, pero tras su muerte, Emma ahora es la “abuela del mundo”.

El País cuenta que vive sola, en una localidad italiana llamada Verbania. A diario, familia y enfermeros la visitan.

Su casa se ubica en un segundo piso de un edificio ubicado frente al Laggo Maggiore, lugar al que que dice no haber visitado en 20 años.

Durante la gran cantidad de entrevistas que ha ofrecido a lo largo de su vida, ha revelado que la clave de su longevidad son la genética y la dieta que lleva. Come tres huevos al día, y su desayuno está compuesto de leche con un par de galletas. En Harvard estudian ya su ADN, dice El País.

Emma sostiene que tiene claro que el mundo tal como lo conoció cuando comenzó su existencia ya no existe, ya se perdió en la memoria del tiempo.

Por ejemplo, reseña el medio español, ella fue testigo de:

– En su infancia no escuchó las melodías de la radio, porque los transistores todavía no habían llegado a las casas. En los años 1950 la tecnología radiofónica experimentó un gran número de mejoras que se tradujeron en la generalización del uso del transistor.

– Sus primeras semanas también fueron las últimas de la reina Victoria de Inglaterra, que falleció en enero de 1901. Su reinado, de más de 63 años solo ha sido superado por la actual Reina, Isabel II (que actualmente lleva 64 años en el cargo).

– Al cumplir los 116 años, el pasado mes de noviembre, recibió la felicitación personal del papa Francisco. Antes del argentino, pasaron otros diez pontífices en la vida de Emma Morano, quien nació mientras León XIII lideraba la Iglesia Católica.

– Friedrich Nietzsche no solo vivía en los libros de filosofía. El alemán, considerado uno de los constructores del pensamiento contemporáneo, murió en agosto del 1900.

 

– Casi nadie había admirado la Torre Eiffel. Es uno de los monumentos más visitados del mundo, pero no entonces, ya que se inauguró solo unos años antes del nacimiento de Morano, por la Exposición Universal de 1889.