emiliano arias-a1

El próximo lunes 23 de mayo el fiscal Emiliano Arias asume la jefatura como regional de O’Higgins. En los hechos, se meterá de lleno al caso Caval, que como bien se sabe es conducido por el persecutor Sergio Moya. En entrevista con Qué Pasa, adelanta cómo será su sello y el trabajo conjunto con Moya.

“El fiscal regional es responsable. Los fiscales adjuntos son adjuntos al regional, que tiene la titularidad de todas las causas de la región. ¿Cómo se manifiesta esa responsabilidad? Dando instrucciones generales a los fiscales. A mí, por mi naturaleza y por lo que he sido siempre, me interesan las causas complejas y voy a conocer esta causa”, advierte.

Sobre el trabajo con Moya, indica que “ya hemos conversado. La verdad es que Sergio es un fiscal relevante tanto en Caval como en otras materias en la región. Él conoce la región, en este momento, mejor que yo. Y confío mucho en él”

“Hablamos en general, y tenemos posturas bastante similares en esa causa y en las causas complejas. Nosotros pensamos en un juicio oral”, adelanta.

Respecto de esto último, dice que sobre el hecho de llevar a la nuera de Bachelet, Natalia Compagnon, formalizada en la causa a esa instancia judicial, responde “que no lo he pensado desde ese punto de vista. Para mí es penalmente irrelevante perseguir a la nuera de la presidenta. No tiene mayor relevancia penal que una de las imputadas sea nuera de la presidenta Bachelet. ¿Cuándo es relevante? Cuando es funcionario público ¿Y cuál es la relevancia? Simplemente que su responsabilidad es mayor. Ese es el tema”.

Sobre la carga política de esta investigación, por los personajes involucrados, asegura que “la carga política no se ha manifestado ni se manifestó en un momento estratégico, como lo era mi participación en el concurso y mi posterior designación”.

“No me siento presionado de alguna manera para tomar una decisión u otra que no sea la que corresponda al delito cometido. Vamos a prepararlo pensando en un juicio oral, independientemente de quién sea el imputado”, agrega.