jc

El columnista y escritor Alvaro Bizama no se guarda nada en su último escrito en La Tercera donde repasa a Julio César Rodríguez y Chilevisión.

“A estas alturas, el empeño de Julio César Rodríguez en vulgarizar la televisión chilena ya casi parece una gesta épica. Desde hace casi una década, Rodríguez insiste en la falacia de que la ordinariez implica cercanía con el espectador o, derechamente, galantería con el sexo opuesto, como si la pantalla fuese un café con piernas”, opina.

Al respecto, recuerda un episodio acontecido en “Primer plano”, “donde hace un tiempo le dedicó un gesto tan obsceno a Francisca García- Huidobro, su coanimadora, que ésta estalló en cámara, desencajada”.

Luego, Bizama explica por qué la estación televisiva lo escogió para el nuevo programa “Escuela para maridos”, un docurreality.

“Calza perfecto en un programa que, en apariencia, ironiza con el machismo en crisis aunque en realidad lo celebra y lo aplaude de pie. En apenas tres capítulos vimos peleas, ataques verbales y físicos, strippers, acusaciones de engaño, olor a pie, una micro escolar, una mansión, confesiones extremas y declaraciones de amor forzadas. Gracias a lo anterior, “Escuela para maridos” es un programa que confirma la estética que Chilevisión ha perpetrado desde hace años. Por supuesto, todo eso sería divertido si no fuese tan triste como casi todo lo que exhibe el canal ahora mismo”.

“Además está el contexto. CHV estrena el programa en un momento donde el tema de la violencia de género es el centro de la agenda nacional por lo que luce impresentable que en el primer capítulo se muestre a un hombre que sostiene que, en caso de una catástrofe, preferirá salvar a su perra salchicha (que tiene en su regazo) antes que a su mujer”, agrega.

Pero el columnista no sólo se queda ahí, sino que además advierte que “estamos ante una tele que sacrifica toda dignidad humana en aras de un espectáculo tan pobre moralmente que hace que “Volverías con tu ex” casi parezca un cabildo ciudadano”.

“Nada que hacer; todo está fuera de lugar en este programa de Chilevisión que es, por lejos, el estreno más lamentable del año”, cierra.