giorgio-jackson

“Prepárense, vamos a ir a disputarles y les vamos a ir a ganar”, exclamó hace ocho días atrás un exultante Giorgio Jackson en medio de la jornada donde su movimiento, Revolución Democrática, se transformó finalmente en partido político.

Lo que ese día pudo ser leído como un amenaza o más bien una advertencia del diputado por Santiago ya es un hecho, pues RD competirá al menos en siete comunas en las elecciones municipales del próximo 23 de octubre.

Según recoge La Segunda, el nuevo partido llevará un candidato en Antofagasta, Tal Tal, La Serena, La Granja, San Miguel, Santa Cruz y Castro.

Pero eso no es todo, pues RD también evalúa, definición que se tomará el próximo jueves, llevar un candidato a la alcaldía de Santiago, la más importante del país.

“Tenemos todas la opciones abiertas en Santiago, competir, aceptar o no aceptar (la invitación de Carolina Tohá a primarias convencionales). Pero ojo, que hay temas legales jodidos. Lo que sí tenemos es una definición: no vamos a participar en un método de selección ni de encuestas que no sea democrático”, dice el presidente de RD, Sebastián Depolo.

Además de evaluar la situación de Santiago, RD chequea Ñuñoa y Las Condes y ya anunció que en Providencia respaldarán la reelección de Josefa Errázuriz.

Nueva alternativa política

De acuerdo a lo que plantea Miguel Crispi, quien recientemente abandonó su cargo como asesor del Mineduc, la idea de RD es construir un “una alternativa política distinta de la Nueva Mayoría, competir en la próximas elecciones, y empujar en el futuro la construcción de un Frente Amplio”.

Según Depolo, la gran apuesta es 2017, donde esperan aunar fuerzas con personas que están fuera de la Nueva Mayoría y con aquellos que se han mostrado disponibles para ejecutar cambios.

El anuncio de RD se produce luego de que la semana pasada se produjera una fuerte tensión cruzada con el PPD, esto después de que Giorgio Jackson opinara que hoy, con la polémica de los recursos que llegaron desde SQM, la repostulación de Tohá podría implicar que la derecha recuperara Santiago.

Desde la colectividad le pidieron consecuencia, que recordara que él había ido a las parlamentarias de 2014 con un cupo del PPD y que “uno no puede ser amigo en las buenas y enemigo en las no tan buenas”, tal como dijo Gonzalo Navarrete.

La respuesta del partido de Jackson no se dejó esperar y fue clara:  “pedimos primarias y la Nueva Mayoría no las aceptó, inscribimos una candidatura con más de 2 mil firmas para Giorgio Jackson, esa candidatura tuvo un apoyo muy masivo de la ciudadanía. Al finalizar el plazo la Nueva Mayoría se dio cuenta que no tenía un candidato competitivo, por eso decidió no presentar un candidato, no les debemos nada”.