LONGUEIRA 03

El pasado 6 de abril de este año, el ex senador y ex ministro gremialista Pablo Longueira, llegó hasta la fiscalía para prestar su declaración como imputado por su vinculación en el bullado caso SQM y las platas políticas.

Según consigna El Mercurio, en su testimonio el ex candidato presidencial hace uso de su derecho a guardar silencio más de 50 veces ante las interrogantes del Ministerio Público. “Quiero hacer presente que no he respondido algunas consultas por recomendación de mi abogado y por temor a que se filtren a la prensa y se afecte mi presunción de inocencia”, sostuvo.

Pese a ello, el hombre que será formalizado el próximo miércoles por delitos tributarios y cohecho sí cuenta su carrera política, su relación con el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, y las lucas que eventualmente habría recibido por parte de la minera no metálica para campañas.

De acuerdo al matutino, Longueira afirmó sobre el ex gerente general de SQM que “durante estos 25 años como servidor público, conocí a todos los líderes políticos del país, empresariales, gremiales, sindicales, religiosos, académicos y ejecutivos. En este contexto, conocí a Patricio Contesse, con quien me une una gran amistad”.

A renglón seguido se mete de lleno en el caso y asegura que “entrando al fondo de la investigación, quiero señalar que nunca le he solicitado ni tampoco me ha ofrecido el señor Contesse dinero o aporte económico de ninguna especie, de ninguna naturaleza conectado con las funciones públicas que he desempeñado y que ya describí, o por cualquier otro motivo o razón. Puedo decir de SQM y de cualquiera de sus filiales, sus controladores o ejecutivos. En mis campañas, si hubo aportes de ellos, fueron por las vías legales”.

En cuanto a posibles lucas que podrían haber recibido sus fundaciones Chile Justo y Web el ex secretario de Estado de Piñera juró que “a ninguna de ellas he solicitado aportes económicos a Patricio Contesse, a SQM y sus filiales, ni a los controladores ni a otros ejecutivos…Jamás he recibido un solo peso de ambas fundaciones”.

En el punto sobre las boletas y facturas presuntamente truchas pedidas a terceros como a hijos o a su histórica jefa de gabinete Carmen Luz Valdivielso, el ex aspirante al sillón presidencial manifestó que “en relación a la boleta emitida por mi hijo José Tomás en el año 2009 (a SQM), quiero ser muy claro en que jamás se la solicité y por ende no he recibido personalmente ningún beneficio. Por lo tanto, desconozco los hechos”.

Por Titi Valdivielso dijo que “ha sido mi secretaria y asistente, de la cual tengo la más alta estima desde el punto de vista humano y también profesional. En relación al resto de las boletas, que supuestamente habría solicitado la señorita Carmen Valdivieso, no tengo conocimiento ni nada que aportar al respecto. Jamás he recibido de estas personas algún aporte personal”.

La Fiscalía también profundizó sobre el rol de Pablo Longueira en favorecer a SQM por una serie de contratos respecto a la Ley de Royalty y la invariabilidad tributaria.

Longueira en este sentido se defiende argumentando que “quiero dejar constancia que voté a favor de ese proyecto, que aumentaba el royalty a las empresas mineras extranjeras y nacionales. No existe ni una sola gestión mía en la tramitación de dicho proyecto, ni correos, ni indicaciones, ni intervenciones a favor de alguna compañía en particular”.

Acto seguido, recuerda que rechazó los artículos de royalty en 2010 en la Comisión Mixta.

Añade que la emergencia del 27F y los daños que generó le hicieron asumir la labor y que “trabajaría para buscar ese acuerdo”.

Fue así como, según afirma, se dedicó a estudiar la ley de royalty, se reunió con distintas personalidades como por ejemplo Contesse. De esa reunión cuenta Longueira, “él me advirtió que existía una discriminación entre las empresas nacionales y extranjeras y que existía un problema en la redacción de los proyectos. Me sorprendió su planteamiento, porque en la ley que creó el royalty, claramente se establecía y fue parte de la discusión legislativa incorporar a las empresas mineras metálicas y no metálicas a la invariabilidad establecida en el DL 600, al que sí tenían derecho los inversionistas extranjeros”.
“Quiero ser honesto en que comparto que no puede haber o no debe haber discriminación; por eso, lo que Contesse me remite, lo hago mío y se lo mando a Larroulet, que es el responsable de los proyectos de ley que se tramitan en el Congreso y que me había solicitado buscar consenso”.

Longuera agrega que a Contesse “le solicité que me enviara una minuta, la que reenvié el 5 de agosto a la persona que correspondía que tiene a cargo el trabajo legislativo de Gobierno y el que me había solicitado que lo ayudara, el ministro Larroulet. Ese mismo día, le envíe como correspondía la minuta que me hizo llegar el senador Ricardo Lagos, que de su sola lectura se concluye que es distinta a la minuta anterior y que afectaba los intereses de SQM, porque planteaba un royalty en función de las ventas”.

“El sentido común dice que si yo hubiese pretendido influir en cualquiera de los dos sentidos, no hubiese mandado simultáneamente ambos comentarios. También quiero dejar claro que los senadores no tenemos ninguna iniciativa en materia tributaria, como lo establece la Constitución”, indicó.

Por su lado precisa que “todos eran partidarios de terminar si es que había alguna discrecionalidad que perjudicara a las empresas nacionales… que quede constancia que en este acuerdo no se le hacía ningún favor a ninguna empresa minera nacional o extranjera y, muy por el contrario, les subimos los impuestos”.

Antes de terminar su declaración, el ex ministro de Economía recalcó que “en mis 35 años de servicios públicos jamás en mi vida beneficié a personas, empresas e instituciones; mantuve en todas mis decisiones la independencia necesaria para votar siempre por lo que estimé era el bien común, como se puede acreditar de muchos acuerdos que lideré y en muchos proyectos de ley en los que participé activamente”.

“¿Se aseguró que el texto que usted envió al señor Larroulet fuera incorporado al proyecto de ley?”, pregunta en esta parte la Fiscalía, a lo que Longueira contesta que “con respecto a ese texto, no hablé con ningún diputado, senador, subsecretario o ministro. Quedamos con el ministro de quedarnos contactados y que me mantuviera informado”.

“Nunca me reuní con ninguno de los que participaron en la redacción del artículo o del proyecto; es más, ni aún hoy sé quiénes lo redactaron”, lanzó.

El ex parlamentario contó también que una de las condiciones de la Concertación era aumentar la tasa del royalty para estar en el acuerdo.

“No era una ley transitoria, y por ello que tenía sentido corregir con este proyecto la discriminación… De qué gestión se puede hablar cuando todos estaban de acuerdo. No fue necesario hablar con nadie. No hablé con nadie”.

También comparó el proyecto que se aprobó y el que le envió a Larroulet: “hay cambios significativos, aumentando en un año más, el aumento del royalty , pasando de 2 a 3 años y reduciendo significativamente el plazo para acogerse a esa ley, creo que de 180 a 60 días. Por lo tanto, no tuve ni una sola participación”.

Royalty a la carta: Los correos que revelan cómo las grandes mineras definieron la ley de Piñera – The Clinic Online