fuente-alba

El fiscal Centro Norte, José Morales, pidió al Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago el levantamiento del secreto bancario de Anita Pinochet, esposa del excomandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, en el marco de la investigación que sustancia para determinar el origen del patrimonio del otrora uniformado que hasta ahora supera los $ 1.000 millones.

De acuerdo a la información recabada por The Clinic Online, la petición fue ingresada el pasado 22 de abril, es decir poco más de un mes antes de que Fuente-Alba prestara testimonio por primera vez el 25 de mayo.

Morales, el mismo día ingresó también -tal como lo había adelantado este diario- una diligencia de las mismas características pero que afecta a Fuente-Alba.

Básicamente el perseguidor penal pide que la banca de la plaza entregue información sobre el período comprendido este 1 de enero de 2010 y el 31 de diciembre de 2015, tiempo en que Fuente-Alba estuvo a la cabeza del Ejército.

Fuente-Alba ha mantenido, según los datos obtenidos por este diario, productos financieros en el Banco de Chile, Santander BCI y Scotiabank.

Básicamente, el Ministerio Público busca cuentas corrientes del ex general y su esposa, además de tarjetas de créditos, empréstitos y cómo fueron pagados, es decir, si existieron dineros por fuera de su patrimonio que permitieron cancelar dichos gastos. Asimismo, datos de corredoras de bolsa, inversiones desde el extranjero en el capítulo XIV del Banco Central, Comisiones de Confianza, Comercio Exterior, entre otros.

Fuentes del caso indicaron que la petición de Morales sobre el término de la reserva financiera de ambos indagados, fue acogida por el magistrado Darwin Bratti.

Junto con asegurar que es inocente de todas las acusaciones, Fuente-Alba, asesorado por los abogados Joanna Heskia y Alejandro Espinoza, ya autorizó por escrito el alzamiento del secreto bancario. No se conoce si su esposa siguió el mismo camino.

Auditoría

En tanto, el exoficial contrató a una consultora para realizar un análisis patrimonial y así entregarlo al fiscalía con miras a aportar información.

Fuentes que conocen del caso, indicaron que la decisión del exmilitar junto a sus patrocinantes, se enmarca en la estrategia de colaboración que han adoptado desde que fueron requeridos por el organismo perseguidor.

La empresa contratada por Fuente-Alba, especialista en estas materias, debe reconstruir los 44 años de servicio del general en retiro, las compras de autos de lujo, propiedades, inversiones y los dineros que recibió como sueldo tanto en Chile como en el extranjero cuando estuvo -en más de una ocasión- designado agregado militar.

Hay que recordar que la indagatoria que sustancia Morales, en calidad de desformalizada, se inició en 2014, luego que aparecieron varias denuncias anónimas por la compra de vehículos de alto valor comercial que distaban de la capacidad adquisitiva de un general.

De allí en adelante la fiscalía inició la obtención de información con los organismos auxiliares como el SII y la UAF, para definir un perfil tributario del exmilitar.

Actualmente, el Consejo de Defensa del Estado (CDE) ya designó a la miembro del Comité Penal y miembro del pleno del organismo, María Inés Horvitz, como “vigilante” de la causa. Por ello, ya cuenta con copia de los antecedentes que constan en la investigación, con miras a la presentación de una querella criminal si es que los antecedentes así lo ameritan.

Fuente-Alba no sólo enfrenta la indagatoria del Ministerio Público, sino también la que lleva el ministro en visita civil de la Corte Marcial Omar Astudillo -bajo el Código de Justicia Militar- que le permitió a abrir una cuerda separada en el llamado milicogate, caso donde se indaga el fraude a los fondos de la Ley Reservada del Cobre. Estos hechos fueron revelados por revista The Clinic y ampliados y publicados en el libro Traición a la Patria del periodista Mauricio Weibel.

En tanto, el SII aún mantiene pendiente en las dos causas, un análisis tributario a los bienes del general en retiro.

Este diario intentó obtener una versión de parte de los patrocinantes del exmilitar, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.