La Roja

La selección chilena clasificó este martes para cuartos de final de la Copa América Centenario al ganar por 4-2 a Panamá, por lo que pasará junto a Argentina como representante del Grupo D.

Aunque el marcador fue inaugurado por el panameño Miguel Camargo, que situó provisionalmente a Panamá en cuartos a los cinco minutos, Chile logró reponerse. Tuvo más posesión del balón durante todo el partido y a pesar de algunos errores pudo convertir cuatro goles.

Durante el primer tiempo, dos goles de Eduardo Vargas le dieron la ventaja a Chile antes del descanso. Y en el minuto 49, fue Alexis Sánchez, quien subió el marcador a 3-1.

En el minuto 75 un débil cabeceo de Abdiel Arroyo se le escapó a Bravo, convirtiendo el segundo gol canalero.

Catorce minutos más de juego bastaron para que el “Niño Maravilla” metiera su segundo gol del partido, subiendo a 4-2 el marcador.

El partido no estuvo exento de polémicas. Primero, un débil remate de Camargo no pudo ser contenido por el capitán del equipo, Claudio Bravo, lo que generó tensión en La Roja a tan sólo cinco minutos de iniciado el partido.

Pero el conflicto que marcó el duelo fue la pelea entre Jara y Sánchez, quienes tras el fin del primer tiempo camino a camarines, se enfrascaron en una calurosa discusión. El jugador del Arsenal le recriminó a Jara haber perdido la pelota que terminó con el primer gol de los panameños.

Recordemos que ambos cuadros llegaron con idéntica cantidad de puntos al duelo de esta noche, pero con dispar diferencia de goles, lo que favorecía a Chile.

Con todo, el Campeón de América ya aseguró su paso a cuartos de final y se espera que juegue con México, quien está primero en el grupo C.

Pizzi orgulloso

El técnico Juan Antonio Pizzi, sostuvo hoy que el equipo mostró ante Panamá la misma filosofía de juego que en los partidos anteriores pero tuvo el acierto de cara a portería.

“Es un partido que me llena de orgullo y tranquilidad. Tuvimos la misma idea que los otros partidos, la diferencia estuvo en el acierto en los últimos metros que te permite marcar los goles y ver satisfecho el esfuerzo”, dijo en rueda de prensa.

La precisión en el último pase y en los remates le permitieron a Chile ganar “con muchísima autoridad ante un rival que es muy complicado”, añadió Pizzi, quien consideró cumplido “el primer objetivo” en la Copa América Centenario.

El entrenador valoró la capacidad de la Roja para sobreponerse al gol panameño en el arranque del partido y respaldó públicamente al arquero Claudio Bravo.

“No sólo es mi arquero titular, sino el capitán de esta generación de jugadores que tantas alegrías ha dado al pueblo chileno”, dijo Pizzi.

“Además de respetarlo como futbolista lo respeto como profesional y estoy seguro de que va a superar la tristeza o amargura por alguna acción del partido”, añadió.